Google+

viernes, 29 de octubre de 2010

The Witcher - CD Projekt

The Witcher es el juego que sigue las andanzas del brujo Geralt de Rivia, del que ya he hablado, al menos, 8 veces anteriormente en sendos posts sobre sendas novelas en castellano y puede que alguna más.  He de decir que se trata de uno de los juegos más largos que he tenido nunca entre manos, no sé cuántas horas le he echado, pero entre 60 y 70 bien; aunque he hecho la mayoría de las misiones secundarias (salvo en el capítulo V que, más o menos por error, me las salté todas).


El juego, a grandes rasgos, me ha encantado. Los gráficos no están nada mal (usan el motor del NWN2, creo, aunque lucen mucho más sólidos y, desde luego, tienen una mejor optimización —no una optimización grandiosa, pero sí mejores que la del juego que utilizaron de base—... lo cual, por otra parte, no es, ni mucho menos, meritorio. NWN2 y Crysis son los dos juegos menos optimizados que he visto), la historia es una épica continuación a la altura de las novelas (algo difícil de encontrar en un videojuego, creo; dado que se trata de una de las mejores series de fantasía que se pueden leer).

¿Por dónde empezar?
Voy a empezar hablando de lo primero que nos encontramos al iniciarlo. Una cinemática, que precede, de hecho al menú inicial. Las cinemáticas de The Witcher, tiene unas animaciones, en ocasiones, un tanto forzadas; a pesar de ello, el aspecto general de las mismas está muy bien (sobre todo, supongo, situándonos en 2007). El aspecto visual del juego en sí, de la parte jugable del mismo, me refiero, es precioso. Los paisajes se prolongan, a veces, durante una gran extensión, que para poder disfrutar tendremos que jugar con la cámara al hombro o con la híbrida. La de perspectiva fija, en realidad, nos ofrece un ángulo de visión mínimo, pero bastante cómodo de manejar.

El sistema de combate, algo a lo que tendremos que acostumbrarnos muy pronto, es rico y sencillo. De hecho, nunca antes había visto un sistema TAN sencillo y que ofreciese tantas posibilidades. En The Witcher disponemos de 4 espacios para armas: una espada de plata, una espada de acero, otra arma a dos manos y un arma a una mano. Sólo las espadas pueden ser utilizadas con técnicas de brujo, así que el resto de las armas solo son productos para vender y ganarse unas monedillas en el mercader de turno. El caso, se ataca haciendo click izquierdo. Cuando el icono de la espada "arde", podremos seguir el combo haciendo un nuevo click izquierdo (algo parecido al sistema de Vagrant Story, pero más sencillo). Esa es la mecánica más básica del juego. ¿Qué más? Hay tres tipos de ataque: fuerte, rápido y grupal. El fuerte se destina a hacer mucho daño, pero es lento y muchos enemigos podrán evitar dichos ataques; el rápido quita menos vida, pero es prácticamente imposible de esquivar; el grupal quita un poco menos que el rápido pero hace grandes aspavientos con la espada, permitiendo herir a varios enemigos a la vez (ideal para el combate con enemigos débiles pero numerosos que, al principio, casi parece que no existen, pero según aumentamos nuestro poder... veremos que la mitad de lo que tenemos que matar, encaja en esta descripción —oh, malditos ahogados, anegados y demás calaña). Además de jugar con los estilos de combate y con los combos, tendremos que decidir cuál es la mejor espada para cada ocasión: la de acero o la de plata. En general, la de acero se usa con seres humanos y la de plata con lo demás, aunque hay algunas excepciones. Esto, que en realidad me ha llevado un párrafo tirando a largo, es la mecánica básica del combate. No hay más, puede parecer un poco denso leyéndolo, pero tras hacer 3 ó 4 combates, el sistema se hace bastante intuitivo y muy, muy versátil. Un combate entre notable y sobresaliente.

Por si esto fuera poco, hay algo más; un par de variables más a tener en cuenta a la hora de combatir; que, al fin y al cabo, es una de las partes que más tiempo nos va a consumir de juego: combatir el mal mayor, hablar de todo y con todos y follar con todas las que se pueda; las tres actividades más habituales de Geralt tanto en los libros como en el juego. La magia. Lo cierto es que las señales de los brujos —todo aquel que haya leído los libros lo habrá notado—, no parecen especialmente grandiosas, en el juego hay cinco y yo sólo recuerdo utilizar dos regularmente: Aard e Igni. Aard está muy bien, sí, el empujón de fuerza Jedi. Abre caminos bloqueados por cascotes, derriba enemigos dándonos un indispensable segundo para tomar una poción o los atonta para que podamos degollarlos a placer. Sí, Aard es La Señal. No obstante, yo potencié Igni, a extremos blasfemos. Creo que tenía todos los niveles menos un par, uno en 4 y otro en 3. Mis daños con Igni eran de entre 75 a los elementales de fuego (que eran los que menos sufrían, claro) a 350-400 los que más. Un gustazo, sí, pero tardé mucho en tenerla a un nivel competente. Las otras tres señales... creo que sólo las probé cuando las conseguí para olvidarlas a continuación: Quen hace un pequeño muro que nos da unos segundos para tomar pociones (nada que no se pueda hacer con Aard a nivel decente), Axis hace que los enemigos luchen a nuestro favor hasta que se rompe el efecto (los enemigos fuertes son, evidentemente, inmunes a este efecto), e Yrden, que hace una trampa que hace daño cuando un enemigo pasa por encima. Todas las señales son utilizadas en algún momento en los libros, lo que le da una coherencia argumental increíble, aunque en el juego, evidentemente, tengan un uso mayor. Las Señales se seleccionan con las teclas 1-5 y se ejecutan con click derecho (que puede aumentarse en intensidad regulando una barra de carga). Hay en ocasiones en las que, me atrevería a decir, el uso de Señales es inevitable.

El otro punto, que no es estrictamente de combate, pero tiene unos efectos que se dejan notar, es la alquimia. Yo no llegué a fabricar bombas... al fin y al cabo tenía Igni a nivel máximo; pero hice muchas pociones: Golondrina, Gato, Miel Blanca y Lágrimas de Esposa sobre todo. Lo cierto es que hasta el último combate del juego no descubrí lo grandiosísima que era la poción Sauce. Tan grandiosa que, si algún día vuelvo a jugar a este juego, me doparé constantemente con ella: ¡inmunidad a atontamientos y derribos! ¿Dónde hay que firmar? Otras pociones sirven para devolver daño, prevenir venenos, ver invisibles... un poco de todo. La alquimia es variada y la razón fundamental de que arranquemos partes del cuerpo a los monstruos y arranquemos todo tipo de flores y hojas del paisaje. Muy interesante y, a su manera, completo y divertido. En algunos combates, igualmente, es indispensable.

Por lo demás, a lo largo del juego nos encontraremos con viejos conocidos como la señorita Merigold, Jaskier, Zoltan Chivay, Shani o Adda, oiremos referencias sobre gente tan importante como Ciri, Regis o Yennefer de Vengerberg, conoceremos a nuevas personas que se volverán recurrentes (o no) a lo largo del juego y tomaremos muchas de las decisiones sobre los pasos del brujo albino.

En mi opinión, algunas de las decisiones tomadas cambian drásticamente el juego subsiguiente, así que pensad muy bien quién sois y quién queréis ser. A veces no hay vuelta atrás. Las decisiones construyen el camino, y el camino transcurre en un sólo sentido.

Contras: la verdad es que es un juegazo y es un placer jugarlo. Me alegro por CD Projekt, porque estoy seguro de que este juego les dio alas como empresa. No obstante, por extraño que pueda parecer, su larguísima duración me parece un error. Creo que he destinado —y digo creo, porque no existe un contador—, unas 60 o 70 horas de juego útil (muertes aparte), para terminarlo. Quizá sea falta de costumbre de tener juegos tan largos, pero al final pasaba semanas de la cantidad de horas de juego que llevaba encima. Creo que 20 horas menos le habrían sentado de maravilla; tal vez con menos combates en las ciénagas, las alcantarillas... o algo así.

La edición, la Enhanced, con su librillo y demás; es preciosa, aunque viendo otras versiones de lujo de otros países, no deja de ser un poco cutre. Demasiadas versiones del producto, cada una con una combinación de contenidos distintos (tal y como se puede ver en el artículo de wikipedia al respecto).

Nota: 9. Su duración se hace excesiva, pero el juego me ha parecido magistral.