Google+

jueves, 14 de octubre de 2010

Rebecca - Alfred Hitchcock

Una mujer, de la que no se nos da el nombre, se casa con Max de Winter, un ricachón viudo, y se muda a su casa, donde se encuentra con que Rebeca —su anterior mujer— sigue ejerciendo algún tipo de influjo enfermo sobre la casa, la criada y el propio Maximilien.



Hubo dos cosas que me encantaron de esta película: los actores principales y el ritmo. En realidad... el resto no me pareció excesivamente conseguido. Joan Fontaine hace un trabajo espléndido, caracterizando a la tímida y extraña mujer sin nombre, apocada por unas circunstancias que se le escapan. Así mismo, Laurence Olivier destaca con su personaje chulo, egocéntrico y capaz de mostrarse absolutamente cercano o frío cual Stark.

Cabe mencionar también a la señora Dambers, la criada y guardiana de la memoria de Rebecca: un personaje que irradia maldad y severidad por cada uno de sus poros. Hiriente sin llegar —la mayoría de las veces— a ser técnicamente descortés. Pobre, pobre mujer sin nombre; ¡qué cosas tuvo que soportar!


Maximilien de Winter está viudo tras que su mujer, Rebecca, se haya ahogado a bordo de un balandro en un lago. En Montecarlo conoce a la mujer sin nombre, que trabaja para una conocida bastante mayor que él a la que, perdonadme la expresión, se le caen las bragas al verlo. Tras una etapa de tonteo de días, la mujer sin nombre y el señor de Winter toman la precipitada decisión de casarse (¡Mal, señora sin nombre! ¿Y si fuese un sádico violador? ¿Y si el fantasma —o algo— de su esposa muerte siguiese materializado de algún modo en la mente enferma de las personas que la conocieron?) y se van a la mansión Manderley donde la pobre mujer se encontrará con la tiránica y fría señora Dambers y con el pastel que comentaba antes.


Nota: 7. Una buena película, con una puesta en escena grandiosa. No obstante, me resultó ligeramente larga (130 minutos) para lo que cuenta y tiene algunas escenas que duran más de la cuenta. Especialmente la parte del principio que, total, para lo precipitado que es todo "nos conocemos, nos gustamos, nos casamos" podían haberle dedicado la mitad de tiempo.

Otras películas de Hitchcock:

Marnie la ladrona.
Extraños en un tren.
La ventana indiscreta.
Psicosis.