Google+

jueves, 21 de octubre de 2010

Cuatro - Los Simuladores (1ª temporada)

Empecé a ver esta serie por recomendación de Lu. La premisa es la siguiente: alguien tiene un problema con otras personas y contrata a Los Simuladores, que por medio de lo que ellos llaman «operativos de simulacro» —mentiras y engaños diversos sobre objetivos concretos a los que han estudiado previamente— consiguen reencauzar el problema y arreglárselo al cliente.

Imagen de Espacios secretos.

El ritmo es ágil, el tono es cómico aunque muchas de las situaciones sean tirando a dramáticas. El tipo de imagen es muy español, aunque para esta serie en concreto no le afecta negativamente —Aguila Roja, en cambio, se ve demasiado cutre, a pesar de llevar los capítulos con cierta gracia y con un reparto más que aceptable—, el guión, sin ser brillante es muy entretenido, los argumentos sin ser demasiado originales le dan el toque de Los Simuladores —estudiado y generalmente frío— y consiguen vendérnoslo sin gran dificultad.

Está basada (o es una versión) de una serie argentina homónima. El personaje de Santos, de hecho, está interpretado por uno de los actores de la original. No he visto la versión argentina así que no voy a establecer ninguna comparación.

Para conseguir el efecto de continuidad, los clientes a los que ayudan en los primeros capítulos se van convirtiendo en los ganchos de los siguientes, como parte del pago por el trabajo en que les ayudaron. Esto da cierta sensación de «mundo persistente» o de continuidad.

La música es normalita de serie española. La cortinilla del principio es muy pobre, aunque bastante apropiada para la serie. Hay muchos detalles para definir a los personajes, aunque son muy fijos y no consiguen darles demasiada profundidad, más allá de la que meramente cumple. Claro que para 6 capítulos que tiene la temporada, es más que suficiente.

La duración de los capítulos, de 50 minutos, es adecuada; sin llegar a hacer excesivamente larga —cosa que pasa a menudo con las series españolas.

Nota: 7. Una serie divertida, entretenida, desenfadada y con una buena idea. No revolucionará el mundo de las series, pero  no creo que nadie se aburra con ella.