Google+

martes, 22 de octubre de 2013

Estrenos 2013 en la cuerda floja, parte I

La verdad es que este año hay unas cuantas series que no nos animan especialmente pero que tampoco nos echan para atrás. Series que, probablemente, en un año en que nos hubiéramos decidido a seguir con más estrenos o en que tuviéramos menos tiempo, las habríamos abandonado. Por el momento se han balanceado constantemente entre ser entretenidas y no serlo, pero así, a brazadas espontáneas, se mantienen a flote.

Marvel's Agents of SHIELD (ABC)

El tirón de Los Vengadores y los nombres de Joss Whedon y Clark Gregg eran las estocadas fundamentales de los anuncios de la serie. El género de superhéroes nunca ha estado tan al alza como ahora, tras unas cuantas buenas películas de Marvel y el Batman de Nolan (qué gran bilogía, ya que no existe ninguna tercera entrega) y Disney lo sabía. Así que el encargo de una serie centrada, de algún modo, en las aventuras del mundo Marvel era cuestión de tiempo. Contrato de algunos actores y guionistas de las películas (que ya distribuyó Disney, además), adopción de algunos de los recursos de los filmes (como la escena poscréditos) y, en esencia, un llamamiento a los fans de los héroes Marvel... ¿o no?


Agentes de SHIELD sigue a un grupo de agentes liderado por Phil Coulson (Clark Gregg) que resuelven misiones en un mundo en el que nos encontramos gente con poderes, alienígenas y ciencia ficción.

En un estilo parecido al de las películas, con diálogos plagados de réplicas supuestamente ingeniosas (deberían echar un ojo realmente crítico a los guiones, porque les falta una chispa, o un verdadero incendio, de gracia) y cambios de escena contundentes, a esta Marvel's Agents of Shield, le está costando mucho despegar. Tiene sus pequeños puntos y parece que desde que le confirmaron temporada completa se está soltando y está haciendo jugadas algo más enfocadas a la temporada, que al principio no dejaban ni 5 segundos de vida a los misterios. A ver qué tal progresa la serie... por ahora tenemos nuestras reservas, pero podría salir bien.

The crazy ones (CBS)

Quizá, de las series que os traemos hoy, esta sea la que más cerca se encuentra de ser abandonada. The crazy ones nos convenció por Robin Williams y porque, mal o bien, cumplía. No era un gran piloto, pero sí uno visible. El problema es que hay una serie de elementos que se le permiten a un piloto porque tiene unos personajes y ambiente que presentar, y no siempre hay tiempo para todo, pero al resto de la serie no se le permiten.


The crazy ones no se siente cómoda consigo misma. Le falta locura, le falta brillo y le falta aprovechar realmente a los secundarios. Simon Roberts (Robin Williams) y su hija Sydney (Sarah Michelle Gellar) trabajan en el mundo de la publicidad. Simon es un genio histriónico y absurdo y es él quien hace que la serie sea mínimamente visible. ¿Hasta qué punto puede mantenerse sin caer The crazy ones cuando su único apoyo es el carisma de Robin Williams? Nosotros estamos muy intrigados con la pregunta. Si no cambia, si no crece, no aguantará mucho más, esperemos que los guionistas empiecen a aprovechar al resto de personajes...

The Michael J. Fox Show (NBC)

Este fue el estreno que más tardamos en decidirnos a ver, y es que el título no podía sonar más cutre y casposo. Vale, que sí, que Michael J. Fox es un tío muy épico (¡es Marty McFly) y en The Good Wife ha demostrado ser un gran actor pese al Parkinson; pero una serie sobre su vida tampoco parece el colmo del interés, ¿no creéis?


Lo cierto es que tuvo dos episodios bastante cargaditos de humor, que llegaron incluso a bromear con la enfermedad del señor Fox, y ya sabéis que las bromas con enfermedades son uno de los grandes tabúes del humor televisivo. El problema es que pareció quedarse sin nada que decir muy pronto. Los capítulos son visibles, tanto Fox como la genial Betsy Brandt (conocida por su papel de Marie Schrader en Breaking Bad), que interpreta a su esposa, encarnan bien a personajes interesantes, pero parece que los guiones no están consiguiendo exprimir la situación tanto como debieran. Una lástima. A ver si mejora en una o dos semanas, si no... habrá que considerar un nuevo abandono.