Google+

martes, 28 de mayo de 2013

Los mundos de Coraline - Henry Selick

Coraline Jones se acaba de mudar con sus padres a una enorme mansión dividida en varios apartamentos, situada en un pequeño pueblo. Ya el primer día la pequeña detecta que los habitantes del lugar no son normales: dos viejas actrices, el dueño de un circo de ratas y un niño que vive con su abuela y cuyo mejor amigo es un gato.

Mi primer contacto con Coraline fue buscando un regalo para Brais, uno de mis primos pequeños. Carlos me lo aconsejó y me fié de él. De eso hace... tranquilamente dos años. Siempre he tenido la película en la lista de "pendientes" pero parecía que siempre escogíamos otras antes. Y al fin, la encontramos muy barata en Amazon y ese fue el momento. Coraline es todo lo que esperaba: divertida, ágil y con cierto aire macabro. ¡Dentro reseña!



Los personajes:
— Coraline: recién llegada a una casa y un pueblo que poco tienen que ofrecer a una niña, sumado a la dejadez de sus padres, Coraline es la víctima perfecta para ser embaucada por engaños.
— Wybie: el otro niño del pueblo, aparece siempre acompañado de un gato callejero. Vive con su abuela que no quiere que se acerque a la casa de Coraline.
— Señor Bobinski: antaño campeón de gimnasia ruso, ahora intenta entrenar a un grupo de ratones para formar un circo.
— Otra Madre: guiada por los ratones de Bobinski, Coraline atraviesa una puerta que la lleva a una copia de su casa, en la que están Otra Madre y Otro Padre. Otra Madre es atenta, cariñosa y hace unas cenas deliciosas. Todo lo que los padres de Coraline no le ofrecen.
— April Spink y Miriam Forcible: las extrañas vecinas de Coraline, actrices de renombre en sus años mozos, viven con sus perros.



El diseño de personajes:
— por el diseño de personajes, mucha gente pensó que la película era de Tim Burton. Es cierto que tiene un aire pero desde mi punto de vista, tiene un guión mucho mejor que las últimas obras del director. 
El tono oscuro y fantástico es perfecto para la historia.



El guión:
— lo primero que me gustaría decir es que no me parece una película recomendable para niños menores de ocho años. No es un historia especialmente infantil, tienes escenas bastante duras y la ambientación da miedo. Si tienes peques muy peques, espera a que crezcan un poco, la disfrutarán más.
Coraline, siguiendo una de las máximas de Hitchkock, enseña la solución a la trama desde el principio: el pozo. Me encantó ese detalle y ha sido un acierto. También lo ha sido mantener el misterio hasta el final y conectar todas las tramas. No es una obra maestra pero lo que tiene y lo que maneja, lo hace muy bien.



Otro de los puntos fuertes es cómo aprovecha los personajes y les da color y sitúa a sus gemelos al otros lado de la puerta. Simpáticos ratones convertidos en terribles ratas, el Gato que puede hablar al otro lado de la puerta, una casa que es todo lo que Coraline quiere y no le dan...

Nota: un 7,5. Es divertida y aprovecha muy bien la ambientación y sus recursos. 
  
Entradas relacionadas:
Coraline, de Neil Gaiman.