Google+

miércoles, 24 de octubre de 2012

Estrenos 2012 que seguimos viendo (II)

The neighbors (Vaya vecinos)

Una extraña comedia sobre unos alienígenas que vienen a la Tierra pero se olvidaron de coger el cargador para el aparato que usan para comunicarse con su planeta original, así que se quedan viviendo, sin órdenes, en un barrio residencial que compran entero para que los humanos no descubran el pastel. Tiempo después comienzan los problemas entre los alienígenas, que no ven que la estancia llegue a ninguna parte y se produce una pequeña escisión, tan grande que unos venden su casa... a unos humanos. Y ahí empieza la serie.


El tono de la serie es bastante raro (y completamente absurdo), pero la imagen tan colorida, los personajes extraños y su actitud sectaria crean una sensación muy divertida. A ver cómo sigue.

Last resort (Último destino)

Esta serie fue, para mí, la gran sorpresa. El rollo militar que recupera una sensación que solo me trajo el principio de Battlestar Galactica, la sensación de acoso se mire donde se mire, los inspiradores discursos del oficial al mando... Todo, en realidad, recuerda un poco a lo que considero que era lo más grande de Galactica.


Quizá a veces se note cierta falta de recursos económicos para dar el punto necesario a los escenarios, pero un reparto cumplidor (sin más, en realidad), unos diálogos bien pensados (en los que destacan los discursos del capitán), un gran ritmo y la niebla absoluta del desconocimiento sobre qué ha pasado en realidad, han conseguido el estreno que más me ha enganchado de lo que llevamos de temporada en Estados Unidos.

Y añado un par de series inglesas, que esta vez, junto a otras de las que pondremos directamente la reseña, son las que más nos han calado. ¡Qué inspirados están los británicos!

Moone boy

Moone boy es una serie inglesa de 6 episodios de 20 minutos que empezamos a ver un poco tarde. Acabó hace unos días, poco después de que viésemos el primer capítulo... que, por cierto, nos enganchó completamente. Moone boy nos presenta a Martin Moone, un chaval de 12 años que vive en un pueblecito de Irlanda en 1989. Martin tiene un amigo invisible, Sean (Chris O'Down, quien también se encarga de los guiones) que lo aconseja y le ayuda a afrontar el día a día.


La serie, sencillamente, es divertidísima. Sin más. En mi opinión es el estreno cómico de la temporada. Pero ya sabéis que en lo que corresponde a comedias mis gustos son un poco rarunos.

The paradise

Al principio fue la calidad técnica del piloto la que gracias a decorados sobrecargados y al vestuario de época de la BBC, que siempre es genial, nos convenció de darle una oportunidad; pero lo cierto es que la serie se hizo rápido un hueco por méritos propios. The paradise nos lleva a los primeros grandes almacenes de Inglaterra y a la enigmática figura de su excéntrico dueño, todo a través de los ojos de una modesta empleada, una mujer llena de ideas.


Se percibe desde el principio qué clase de tensiones se pueden generar en la serie, pero solo por lo bonito que es todo, el principio ha superado el bache. Supongo que el hecho de que como casi todas las series inglesas tenga pocos capítulos... ayuda mucho a darle el voto de confianza.

Entradas relacionadas:
Estrenos que seguimos viendo (I)

Estrenos que abandonamos (I)
Estrenos que abandonamos (II)
Estrenos que abandonamos (III)