Google+

martes, 9 de octubre de 2012

Apocalypse Now - Francis Ford Coppola

Tras dejar Vietnam, el capitán Wilard ha caído en una grave depresión y ha sido incapaz de retomar una vida como civil. Por suerte, el ejército llama a su puerta con una misión especial: regresar al campo de batalla para encontrar y asesinar al coronel Kurtz, un hombre que ha perdido la razón convirtiéndose en un peligro para los intereses norteamericanos.


Apocalypse Now ha sido siempre una de mis películas favoritas. A pesar de ello, hace años que no la veía. Supongo que esto ha pasado porque no es una película cómoda ni fácil de ver. Es violenta, oscura y está impregnada por la locura. Si tienes ganas de una buena película bélica, esta es una gran elección. Coppola en sus mejores tiempos, antes de tomarnos el pelo con Drácula.

Los personajes:
— Wilard (Martin Sheen): traumatizado por la guerra, la vida del capitán fuera del ejército se ha convertido en una espiral autodestructiva de depresión y alcohol. La misión que podría destrozar la integridad mental de cualquier soldado, se convierte en una tabla de salvación de Wilard.
— Kurtz (Marlon Brando): su paso por la guerra de Vietnam ha vuelto completamente loco a un hombre brillante y con un futuro más que prometedor. Según Wilard va leyendo los informes del ejército, descubrimos un poco más de Kurtz.

Hay muchos más personajes en esta película, algunos pasan desapercibidos y otros son carisma puro. Pero he preferido hablarte sólo de Wilard y Kurtz porque son los importantes, los que acaparan la atención y porque son los que están descritos con exactitud. Si hay dos personajes que llegamos a conocer como si fuesen de nuestra familia, son estos.

En el caso de Wilard, lo más notable es como cambia su opinión durante el viaje que hace para encontrar a Kurtz. Empieza simpatizando con un hombre al que sólo conoce por los informes de sus superiores, después  pasa a admirarlo tras leer su impresionante currículum para finalmente, descubrir horrorizado los límites de la locura del ex-militar. 



Los actores:
— soy fan incondicional de Marlon Brando desde la maravillosa «Un tranvía llamado Deseo». Me parece uno de los grandes y haga lo que haga, lo borda. Este hombre era un genio y «Apocalypse Now» es uno de los muchos papeles en los que nos demuestra su maestría. Ayuda a su actuación la excelente iluminación de esta película pero no hay duda de que estamos antes uno de los grandes actores de todos los tiempo.
Conocía poco a Martin Sheen, aún no he visto «El ala oeste de la Casa Blanca» (asignatura pendiente) y pocas cosas he visto de él a parte de «Wall Street». Una pena porque es un gran actor, de los que vale la pena tener en una película como garantía de calidad.
Robert Duvall y Sam Bottoms, cada uno en su rol, están increíbles. Destaco a Sam Bottons porque la interpretación del declive mental de su personaje me parece de lo mejor de la película.

                      Coged las tablas de surf soldados, me río en la cara de las bombas.

El guión:
— Apocalypse Now es una obra que recoge todos los horrores y miserias de la guerra. No hay lugar para lo puro, tierno o hermoso, en esta película sólo verás locura, vísceras, muerte y horror.
Aún así, la primera parte tiene momentos divertidos que relajan un poco el tono, como la obsesión de Kilgore por surfear en medio de un ataque del Vietcong.
Pero a medida que Wilard se interna en territorio enemigo, río arriba, el ambiente se vuelve más y más opresivo. Se acabaron las bromas, los buenos momentos y los chistes. Los enfrentamientos están a la orden del día y un viaje para seis personas en una pequeña lancha no facilita las cosas. Río arriba sólo queda devastación. Bases construidas para levantar un puente durante el día que Charlie destrozará por la noche, soldados desamparados en medio de la selva sin nadie al mando, ataques sorpresa... no hay un segundo de paz en la búsqueda de Kurtz. Parece que, cada paso que dan hacia él, la locura que lo ha poseído es más fuerte y lo impregna todo.
El guión mantiene bien el ritmo a pesar de que la segunda parte de la cinta es mucho más criticada que la primera. Creo que el problema es que es mucho más densa, mucho más dura y difícil de ver. Pero los diálogos merecen la pena. Escucha con atención porque no querrás perderte ni una sólo palabra.
Momentazos:
— el ya mencionado surf bajo un ataque aéreo.
— los helicópteros volando mientras suena la «Cabalgata de las valquirias».


— el encuentro con las playmate. Siempre ha sido una de mis escenas favoritas. Las mujeres completamente idas, el cadáver en la maleta, Johnson ya muy desconectado de todo... la escena en sí es locura pura. 
— la cena en casa de los colonos franceses y la visión de estos de la guerra. Una escena muy especial en la que encontramos una nueva visión sobre la guerra.

La dirección:
— Coppola en sus mejores tiempos. Todo es perfecto. Me quedo especialmente con las escenas aéreas, las nocturnas y los juegos de luces y sombras. Este hombre sabe jugar como nadie con el entorno y eso siempre se nota, por mal que escoja los guiones a veces.


El maquillaje:
— muy destacable. El contraste entre la pulcritud entre la que se mueven los altos mandos y la colonia francesa, comparado con el aspecto sucio, sudado y desaseado de los soldados es un detalle más que nos ayuda a situarnos en la guerra. El inquietante aspecto de Marlon Brando, acuciado por el juego de luces y sombras, es magnífico tal y como puedes ver en la foto.

Premios:
— Oscar a la Mejor Fotografía.
— Oscar al Mejor Sonido.

Curiosidades:
— la película está basada en "El corazón de las tinieblas" de Joseph Conrad.
— Coppola empezó el rodaje convencido de que Marlon Brando se sabía sus líneas y que había leído el libro de Conrad. Brando se presentó ante las cámaras con un notable sobrepeso y sin haber leído el guión. Para disimular los cuarenta kilos extra del actor, Coppola usó todos los trucos de cámara a su disposición.
— Coppola rodó cerca de 200 horas.

Nota: un 9. Películón Soñadores. Es una película imprescindible.