Google+

jueves, 12 de enero de 2012

Embrujadas (1º temporada)

Tras la muerte de su abuela, Prue, Phoebe y Piper se reunen en la casa familiar. Entre las discusiones entre hermanas y el período de duelo, descubren que descienden de una línea familiar de brujas destinadas a usar sus poderes para luchar contra el mal y proteger a los inocentes.


Tras el éxito de la reseña de El príncipe del Bel-air, me había quedado con ganas de darle un repaso a otra serie de los noventa. Me costó un poco encontrar una que me apeteciese volver a ver pero finalmente me decidí por Embrujadas. ¿Por qué esta y no otras? Porque me traía muy buenos recuerdos. En este estilo, ni Buffy ni Angel consiguieron engancharme en mi adolescencia. Embrujadas sí lo consiguió. La verdad es que la cogí con miedo, me esperaba tópicos cutres sobre mujeres (no miro a nadie, Sexo en Nueva York), efectos especiales de mercadillo y malos muy malo. Y sí, he tenido parte de eso, pero también me he divertido viendo los episodios. Te cuento pros y contras de esta serie. 

Personajes:
— Prue Halliwell (Shannen Doherty): la hermana mayor, su poder es la telequinesis. Tras el abandono de su padre y la muerte de su madre, tuvo que trabajar con su abuela para sacar a sus hermanas pequeñas adelante. Seria, responsable y prudente, es la más reticente a romper las reglas.
— Piper Halliwell (Holly Marie Combs): la hermana mediana, su poder es para el movimiento. Piper es la más tradicional de las tres. Chef de profesión, es hogareña, sensible y cariñosa. Tiene el contrapunto de ser la más nerviosa e irritable. Sus pequeños estallidos de ira le dan un carisma especial al personaje. Suele tener que hacer de intermediaria entre sus hermanas.
— Phoebe Halliwell (Alyssa Milano): la menor de las tres hermanas, su poder son las premoniciones. Tiene un carácter transgresor y es poco constante. Como contrapunto, es la más creativa y abierta a cambios de las tres. Es la primera en aceptar su condición de bruja.
— Leo Wyatt (Brian Krause): aparece en escena como manitas pero realmente es una Luz Blanca, un ser encargado de proteger y guiar a las brujas para que cumplan su destino.  
— Andy Trudeau (Ted King): amigo de la infancia de las hermanas y novio de instituto de Prue. Reaparece en sus vidas gracias a su trabajo como detective de la policía de San Francisco.
— Darryl Morris (Dorian Gregory): compañero de Andy. 

Actores:
— en este punto la serie es algo irregular. Si bien Shannen Doherty y Holly Marie Combs están fantásticas, a Alyssa Milano le cuesta el papel. Y las cosa como son, tampoco es un papel muy complejo. Diré en su defensa que mejora mucho según avanza la temporada y casi consigue ponerse a la par de las otras dos protagonistas pero en los primeros capítulos su interpretación lastra un poco la serie. 
Otro de los actores con los que no estoy del todo contenta es con Dorian Gregory. Doy gracias a que aparece poco.

Guión:
— hay capítulos buenos, malos y muy malos; no voy a negar este punto. Ahora bien, para mi sorpresa, ha sido una temporada entretenida que me he visto sin ningún problema. 
Puntos buenos:
— la relación entre las hermanas es creíble. Tienen problemas, discusiones, salidas de tono, rencillas... vamos, como cualquier familia. Me gustan especialmente los chistes recurrentes y los reproches por hechos ocurridos años atrás. Dan profundidad y credibilidad a los personajes y dan una gran sensación de familiaridad.
— Las relaciones que mantienen también son de lo más normal. A veces escogen bien, a veces escogen mal... pero al menos sus parejas parece personas presentables desde el primer momento.
— Los personajes femeninos y masculinos están a la par. Ni las chicas son meros anuncios andantes ni los chicos su simple comparsa. Teniendo en cuenta que esta es una serie de los 90, me ha sorprendido gratamente.
— La forma de definir el uso de los poderes.
— El bestiario. Los enemigos en esta serie están muy bien. Si sois jugadores de rol, le sacaréis un buen partido.
— El final de temporada. Matar a Andy no sólo fue una decisión valiente, sino que acertada. 
— Lista de capítulos que merecen la pena: El brujo del sueño, capítulo cinco. La boda del demonio, capítulo seis. ¿Hay un Woggy en casa?, capítulo quince. Continuos deja vu, capítulo 22.

Puntos malos:
la relación entre Piper y Leo. No los soporto. De hecho, esta serie iba a tener un seis hasta que los juntaron. Una cosa es intentar reflejar una bonita relación afectiva y otra bañarlo todo con kilos de merengue.
— Las coreografías de las peleas. Mejoran a lo largo de la temporada pero no son nada del otro mundo. 
— Lista de capítulos lamentables: Cita con el hombre muerto, capítulo cuatro. La cuarta hermana, capítulo siete. Las hazañas de Clay, capítulo once. 


El vestuario:
— acertadísimo. Lucen el cuerpo de las chicas sin convertir la serie en un pase de modelos. Salen de casa para trabajar con ropa de ir a trabajar y salen de fiesta con ropa de fiesta. Pensarás que esto es una obviedad, pero no lo es. Por suerte para todos, dejaron los modelitos más llamativos para los carteles promocionales. Una buena forma de dar realismo y seriedad a los personajes, cada uno dentro de su estilo.

El maquillaje:
— lo cierto es que se nota el esfuerzo por hacer demonios y monstruos trabajados a nivel estético. Como esta temporada tenían poco presupuesto, compensaban las carencias de este punto con el humo. Una forma ingeniosa de conseguir un efecto aceptable. 

Los efectos especiales:
— viendo Embrujadas, queda claro que en los 90, el humo era la solución perfecta para todo. ¿Aparece un malo? Humo ¿Alguien sale volando? Cuando aterriza ponemos humo ¿Es de noche? Hace falta humo ¿El maquillaje del demonio es cutre porque no podemos permitirnos nada mejor? Humo. 
La verdad es que para la época, y quitando la obsesión por poner humo por todas partes, los efectos cumplen y han envejecido con decencia.

La música:
— está cuidada, se coordina bien con las coreografías de las peleas y está bien escogida. Os dejo la intro:


Nota: un cinco. Podría tener un seis pero a base de pequeños fallos le dejo un cinco. Aún así voy a ver la segunda temporada porque me parece que merece la pena seguir viendo Embrujadas.