Google+

miércoles, 13 de abril de 2011

Mujeres Desesperadas (1ª temporada) - Marc Cherry

Mujeres desesperadas es una serie de la ABC, creada por Marc Cherry, que trata sobre los misterios que suceden en un barrio residencial estadounidense.



En Wisteria Lane, que así se llama el barrio, hay un grupo de amigas que quedan para hablar y jugar a las cartas. Son: Bree Van De Kamp, Susan Mayer, Lynette Scavo, Gabrielle Solís y Mary Alice Young. En la primera temporada, ese misterio, de hecho, es el suicio de Mary Alice Young. ¿Por qué lo ha hecho? ¿Qué ha pasado?

Eso es lo principal, luego, cada personaje tiene su subtrama secundaria y, de vez en cuando, surgen misterios menores que hacen avanzar un poco la trama. Lynette intenta hacer tiempo para cuidar a sus monstruosos hijos, unos niños malcriados e insoportables que son de lo peor de la serie, Bree intenta arreglar un matrimonio que se viene abajo de forma imparable, Gabrielle intenta que su marido no se entere del romance que mantiene con un jardinero de 15 o 16 años y Susan intenta camelar a Mike Delfino, un vecino que acaba de llegar al barrio.

Los personajes, la verdad, no me resultan demasiado interesantes. Son unos personajes tirando a típicos sumidos en unas situaciones que, misterios aparte, son bastante costumbristas. La mujer con los niños, la telenovela de Gabrielle (qué apropiado, ¿no? Me sorprende que nadie se haya quejado de lo racista que es que la historia dramón telenovelesco la vivan los mexicanos y no otros cualquiera), la pareja que parece a punto de romperse. Lo cierto es que la única nota de color la pone el personaje de Susan, por lo inocente, gafe y, por momentos, estúpida que resulta, lo que permite añadir al drama con misterios y culebrón, un poco de humor. Entre los secundarios, no obstante, hay alguno que sí engancha bastante, como Mike Delfino, Paul Young o Julie Mayer (la hija de Susan) quien, a grandes rasgos, es la voz de la razón de su madre.

Los diálogos, en general, me parece un poco tópicos; hay alguno original o graciosillo, pero son los menos y las situaciones tardan demasiado en resolverse, haciendo pequeños retrocesos constantes para mantener la trama controlada y sacar una temporada de cada misterio a fuerza de extender las subtramas menores hasta el infinito y más allá (o, al menos, veo que en la segunda temporada esta metodología se mantiene).

Entre sus puntos buenos cuenta con una música de ambientación (que acabo de ver que se denomina «música incidental») grandiosa, un trabajo fantástico de Steve Jablonsky, al igual que la música de la intro, a cargo del siempre genial Danny Elfman; aunque no puedo evitar destacar que la parte visual de dicha intro no me gusta especialmente (hoy lo aclaro, no como cuando hablé de la cortinilla de presentación de Mad Men). Durante los capítulos, la dirección es muy buena, y todo el trabajo de imagen es encantador: el color con su ligero tono de cuento un poco enfermo, la ropa, los escenarios... además, las actrices de la serie, especialmente Teri Hatcher, en mi opinión, desempeñan un papel fundamental a la hora de dar interés o solidez a sus personajes. Susan vale algo en la medida que Hatcher consigue transmitir algo con sus sonrisas inocentonas que subyacen a la, muchas veces, maligna naturaleza de Susan.

Nota: 6. La serie está bien, cumple y eso; tiene capítulos divertidos y capítulos dramáticos y ninguno de ellos parece malo. Tal vez lo que más para atrás me echó de la primera fueron los personajes de Carlos y Gabrielle, que no sólo eran tópicos, sino que eran el tópico de algo que me desagrada en sí mismo: las telenovelas. No obstante, otros puntos de la serie hicieron que viese la serie con cierto interés.


Siguientes temporadas:
2º temporada.
3º temporada.
4º temporada.
5º temporada.