Google+

miércoles, 13 de abril de 2011

El discurso del Rey - Tom Hooper

Tras la muerte del Rey Jorge V (Michael Gambon) su hijo Eduardo (Guy Pearce) sube al trono como Eduardo VIII. Sin embargo sus simpatía hacia en régimen nazi y su amor por la divorciada Wallis Simpson (Eve Best) hacen que abdique en favor de su hermano Jorge (Colin Firth), el futuro Jorge VI.
La película se centra en la lucha de Jorge por superar su tartamudez con la ayuda de un extravagante logopeda (Geoffrey Rush), recomendado por su mujer Elizabeth Bowes-Lyon (Helena Bonham Carter).


Esta es una película sobre la superación personal. La lucha de Jorge por poder hablar en público con fluidez acapara toda la atención. El guión y las actuaciones reflejan a la perfección su frustración, su afán de mejorar, su dedicación y trabajo, las complejas relaciones familiares que lo envuelven, lo sólido que es su matrimonio, su miedo, sus inseguridades… muestra a un Príncipe temeroso de ser Rey y de no dar la talla. Es una gran obra que engancha desde el principio haciendo que empatices con cada uno de los personajes.
El guión hace que una historia tan sencilla se convierta en algo emotivo y emocionante. Los diálogos son brillantes y se adecuan perfectamente a las diferentes clases sociales. Nos deja ver cada personaje a la perfección, haciendo que empaticemos con unos y despreciemos a otros. En desarrollo de la terapia hace que nos olvidemos de quien es el paciente, viendo sólo a una persona con grandes capacidades y grandes limitaciones.
Toda clase social, desde los obreros hasta el clero, pasando por los políticos y nobles tienen cabida, dando una clara imagen de la sociedad de la época.
La dirección es todo lo que se puede esperar de ella. Tiene muchos planos cortos, que los actores soportan a la perfección. Combina continuamente diferentes estilos, sin que resulte chocante y aprovecha la luz de forma magistral.
Los actores son impecables, un gran elenco. Colin Firth está fantástico. Os recomiendo encarecidamente que intentéis verla en versión original. En España han escogido para él al mismo doblador que Nicolas Cage y se queda muy lejos de dar la talla. Y está claro que en esta película la voz de Jorge es lo más importante. Helena Bonham Carter está correctísima en uno de sus papeles más normales. Una actuación sin las excentricidades a las que nos tiene acostumbrados, es una mera esposa de..., un ama de casa. Y cumple con el papel con gran soltura. Guy Pearce como Eduardo también es destacable. Junto con un gran guión, hace que desprecies al personaje. Sin embargo mi actuación favorita fue la de Michael Gambon. Tiene un papel muy pequeño, pero me encantó.
Destaco también a los extras. Si os fijáis mientras la veis, os daréis cuenta de que todos parecen muy ingleses. No podrían estar mejor escogidos.
El vestuario y los decorados son fieles a la época y al estrato social de los personajes en cada escena. De lo más destacable. Los palacios, las casas humildes, el campo, las fábricas, la radio… todo te acerca un poco más al tiempo y al lugar donde se desarrolla todo. No tienen un solo fallo de que hablar.
La música está compuesta casi en su totalidad por Alexandre Desplat. La pieza principal es preciosa, pero acaban abusando en exceso de ella. Escuchándola en su totalidad, las canciones se diferencian poco entre si, dando lugar a una banda sonora un tanto monótona. También echan mano de obras de Mozart y de Beethoven. La tenéis en plataformas como Spotify si quereis escucharla.

Nota: 9. Junto con Cisne negro, la película del año. Sin duda.


Otras candidatas a los Oscar 2010:
Cisne negro.
El discurso del rey.
Valor de ley.
Toy Story 3.
127 horas.