Google+

viernes, 29 de abril de 2011

Gilda - Charles Vidor

Johnny (Glenn Ford), un estafador de poca monta, es salvado de una muerte segura por Ballin Mundson (George Macready), director de un casino ilegal en Buenos Aires. Los dos hombres traban amistad y Johnny empieza a trabajar para Ballin. Esta amistad se ve afectada por la boda de Ballin con la ex amante de Johnny, Gilda (Rita Hayworth).



Gilda es un clásico pero no uno de los grandes. En una película que está bien sin llegar a la altura de «Eva al desnudo» o «Un tranvía llamado deseo». Aún así hay una cantidad absurda de referencias  a ella, por lo que os recomiendo muy mucho que le dediquéis la hora y cuarenta que dura.

Gilda  una historia de mentiras, celos, negocios turbios y engaños.
George Macready y Rita Hayworth destacan en sus papeles. Transmiten perfectamente sus celos, confusión, ambiciones… son convincentes en todos  los planos. Glenn Ford no me gustó demasiado. Hace de «chico duro» como su compañero, pero le da mucha menos expresividad y profundidad al personaje.
Hay cuatro personajes principales y todos son geniales. De hecho, creo que lo más destacable del guión es el diseño de personajes:
  • Jonnhy: un estafador de poca monta que desarrolla una fidelidad que roza la devoción hacia su jefe. Una devoción que tiene que medirse con la pasión que despierta Gilda en él.
  • Ballin: un controlador frío y calculador, rodeado de extraños y peligrosos negocios. Obsesionada por dominar el mundo y por Gilda. Si, dominar el mundo, habéis leído bien.
  • Gilda: Gilda no es la mujer más honrada del mundo pero tampoco es la zorra que quiere hacer creer a Johnny.
  • El trabajador del casino: cínico e irónico. Especializado en insultar a Johnny. Es un alivio cómico que da un poco de alegría entre tanto drama.
El otro punto fuerte del guión son los diálogos. Me hizo reír varias veces y desarrolla muy bien los hechos. Es muy predecible pero tiene algunos puntos interesantes como: Ballin fingiendo su muerte.

La música se basa sobre todo en bailes de Argentina y en las actuaciones e Gilda, que os dejo a continuación. ¡Cuidado con los spoiler de los videos!
Amado mío:

Put the blame on Mame(si,esta es la de la famosa bofetada): 


No suelo destacar el vestuario en películas que se ambientan en su propia época pero en esta película si lo haré. Es fantástico. Sigue perfectamente la evolución de los personajes y contribuye a situarnos en distintos lugares y acontecimientos.
Los decorados están muy bien escogidos y realzan, entre otras cosas, la megalomanía de Ballin. El extraño juego de persiana y altavoces de su despacho, los cuadros de sí mismo…  muy acordes con su obsesión por hacerse con el planeta.
Dos puntos flojos son la iluminación y el maquillaje. La iluminación es excesivamente fuerte sobre Gilda y muy tenue en todo lo demás. Entiendo que la intención de esto fue destacar a al actriz pero no era necesario y da un aspecto extraño al rostro de otros actores.
El maquillaje en Glenn Ford oscurece sus ojos, potenciando el efecto de la luz y destaca sus labios maquillándolos de un tono claro. Como os imagináis no da un aspecto muy favorecedor.
Si bien el doblaje cumple y podeis verla así sin ningún problema, en versión original disfrutaréis de la voz de Rita Hayworth, que le pega mucho más al personaje.

Nota: un 7. Está bien y merece la pena verla, pero no os esperéis un clásico de 10. No lo es.

PD: tenía que decirlo, Rita Hayworth está increíble en esta película. Belleza y sensualidad en estado puro. ¡Vivan las curvas!