Google+

lunes, 24 de enero de 2011

Porco Rosso - Hayao Miyazaki

Porco Rosso es una de las películas del maestro Miyazaki, más conocido por La Princesa Mononoke, El viaje de Chihiro, y, tal vez, El castillo ambulante de Howl. Por lo que sé, no obstante, esta fue la película que lo dio a conocer en nuestro viejo y raquítico continente. Miyazaki nos traía una entretenida, bonita y esmeradamente cuidada historia de aviadores en el mar Adriático de los años 20.



Porco es un cerdo aviador. Sí, como suena. Fue un famoso piloto en la Primera Guerra Mundial. Después, sus rasgos acabaron deformados como los de un cerdo debido a una maldición. En el presente de la historia, combate a los piratas aéreos del Adriático que se cansan hasta tal punto de él que acaban contratando a un estadounidense, Curtis, para que lo mate.

Un montón de referencias a otras películas, un ambiente de película negra cincuentera, una historia presentada con elegancia y el perfecto equilibrio entre el drama más humano —la película remite una y otra vez al drama de Porco, que va mucho más allá del ser un cerdo... asunto que tiene más bien poca relevancia real— y la comedia, con cuantiosos momentos divertidos. Unas escenas de acción rápidas, directas y emotivas, que enganchan y aprietan. Unos lugares trabajados, sobre todo debido a que Miyazaki los utiliza repetidas veces: el refugio secreto de Porco, el jardín del gran amor de los piratas del Adriático...

Unos personajes grandiosos, Porco, cínico y agrio; Gina, el gran amor de los aviadores, presa de unos sentimientos sin resolver por Porco; Fio, toda ilusión y ganas, toda juventud y anhelos; Curtis y los piratas, chulería, estupidez, y un punto —a su manera— adorable.

Nota: 8. Una muy buena película de animación que, en mi opinión, no tiene la fama que se merece.