Google+

lunes, 3 de junio de 2013

Sherlock Holmes: Juego de sombras - Guy Ritchie

Irene Adler entrega una carta bomba al doctor Hoffmanstahl. Holmes interviene para salvar la vida del doctor y boicotear el asesinato, algo que no gustará nada a Moriarty.



Ains, lo que me esperaba de esta película... para empezar, esperaba que fuese divertida y con mucha acción, como la primera. Esperaba reírme, como en la primera. Y adorar al personaje de Irene Adler, como en la primera. ¿Algo de esto ha pasado? Sí, un poco. Pero muy poco. Esta película es la versión descafeinada y cutre de su primera parte. Guy, ¿qué has hecho? Aún no hemos olvidado tu película con Madonna ¬¬



Los personajes:
— Irene Adler, esa mujer capaz de plantarle cara a Sherlock y que parece ser matratada por los guionistas por eso mismo. Porque como nos gusta mucho, mucho Sherlock, vamos a maltratar a cualquiera que le haga sombra y que no sea Moriarty. Si hay algo que odio es ver cómo se desaprovechan personajes.
En cuanto a Sherlock, vemos poca evolución por su parte. Tiene las cartas que tiene y las usan bien. Drogas, excentricidad, cambios de humor y, por supuesto, genialidad. 
Quien tiene un gran avance es Watson, con su inminente boda. Con el pensamiento de tener una vida familiar, intenta seguir adelante hacia una vida de adulto que Sherlock parece más que interesado en boicotear. Las cosa como son, a ningún niño le gusta perder a su compañero de juegos favorito.


Los actores:
— pues sigo muy contenta con las actuaciones. Bien Robert Downey Jr. Muy bien Jude LawJared Harris y Kelly Reilly. Excelente Stephen Fry.
Y si tenemos grandes personajes con buenos actores para respaldarlos, ¿por qué la película es mediocre? Por el siguiente punto.



El guión:
— Guy Ritchie nunca ha intentado engañar a nadie, su adaptación de Sherlock es una obra de cine de acción. Con un poco de investigación, claro, pero ante todo es cine de acción. Obras divertidas, ágiles, con peleas, explosiones... y en "Juego de sombras" todo se queda a medias. 
Demasiadas explosiones, las peleas son... como en la primera parte por lo que pierden frescura... 
La única pelea que me entretuvo de verdad es la pelea en el tren, interrumpiendo la luna de miel del matrimonio Holmes. 
Esa escena, junto con la cumbre en Suiza, son las dos que salvan la película. 
Dos escenas, dos horas de película... ¡bravo por los guionistas! En fin...

Nota: un 5. Más de lo mismo pero con la mitad de gracia. Muy decepcionada.