Google+

martes, 4 de junio de 2013

Endeavour - ITV

Siguiendo el esquema de Sherlock, Endeavour es una serie con episodios de hora y media autoconclusivos, telefilms, prácticamente; de mano del canal ITV, los que cada otoño nos traen Downton Abbey. El primer capítulo (la primera película) funciona, es correcta, pero no nos animó a ver más. Como son capítulos conclusivos, comentaremos ese primer capítulo para daros a conocer la serie y ver si os animáis a verla.

Precuela

Endeavour nos presenta al inspector Morse, que quizá os suene más. Al parecer se trató de una serie bastante conocida de los años 90, aunque admito que no sabía de su existencia hasta un rato antes de escribir la reseña. En Endeavour el inspector Morse aún no es inspector, o no del todo. Es un agente de policía que ayuda al inspector Thursday en un caso de asesinato de una joven. Morse es un hombre lleno de dudas que se plantea dejar la policía, es un personaje completo abatido por su pasada y su presente... y sus pocas perspectivas de futuro.

La serie dibuja a su alrededor un mundo deprimente, un mundo muy de cine negro lleno de corrupción y miseria. Los personajes son horribles y pobres de espíritu, todos parecen ocultar algo y pocos parecen tener verdadero interés en averiguar quién asesinó a la mujer. Es en ese ambiente profundamente oscuro y triste en el que Endeavour Morse tiene que enfrentarse a sus dudas, sus miedos, a su presente y su pasado.

Oxford de los 60

Quizá lo mejor del capítulo, y de estas cosas la ITV sabe un rato, como se empeña en destacar en su serie estandarte, es la fantástica recreación, que transpira realismo y credibilidad. Quizá las cosas no fuesen exactamente así, pero uno ve la peli y se queda con la sensación de que podría ser todo así perfectamente.


Las dudas y las debilidades del policía se mueven en ese ambiente frío pero cercano, oscuro pero creíble. Morse se gana al espectador resultando, ante todo, veraz. No es un detective hecho a todo sino que genera la impresión de ser un hombre normal, que se marea ante la crudeza del caso y que se siente perseguido por sus flaquezas y sus dudas. Una persona, al fin y al cabo; que no resuelve las cosas con frases lapidarias ni con una gran demostración de habilidad. Es un hombre observador e inteligente, es todo cuanto tiene en su favor.

Nota: 6,5. ITV sabe perfectamente que unos buenos personajes y un escenario cuidado son más que suficiente para enganchar a los espectadores y en cierto modo, ese es el esquema en que también se mueven en este primer episodio. Una, a su manera, recomendable historia detectivesca, pero mucho más una historia humana de dudas y miserias.