Google+

lunes, 2 de mayo de 2011

Primera plana - Billy Wilder

Hildy Johnson (Jack Lemmon) es un afamando periodista del Chicago Examiner.  Anuncia a su jefe, Walter Burns (Walter Matthau), su intención de dejar el trabajo para casarse con la joven pianista Peggy Grant (Susan Sarandon). Sin embargo, Burns está empeñado en que Hildy haga el artículo sobre la ejecución del año. Earn Williams (Austin Pendleton) será ahorcado al día siguiente por matar a un policía. Burn hará lo imposible por evitar que Hildy deje su profesión.



Billy Wilder es uno de mis directores favoritos pero esta no es una de sus grandes películas. Soy consciente de la buena fama que le precede pero no seré yo quien contribuya a ella. Y es una buena película, sin duda. Aún así está a años luz de «El crepúsculo de los dioses», «Con faldas y a lo loco» o «1,2,3…». De hecho, durante la primera hora de visionado, pensé que simplemente no tenía el día. Pensé que a lo mejor estaba muy cansada y por eso nada de lo que pasaba me parecía gracioso. Nos fuimos a dormir porque era muy tarde y dejamos el resto de la cinta para el día siguiente. Y no, un nuevo día no mejoró mi opinión.

El guión es una adaptación de la obra de teatro y se nota. Sin duda tiene un estilo teatral muy marcado. Para los curiosos, la obra es «Primera plana», de Ben Hecht y Charles McArthur.
Lo mejor del guión es lo duramente que critica todo lo que puede criticarse: a los comunistas, a los conservadores, a los periodistas, a sistema electoral, a la policía…
Hay momentos notables, como:
—cuando el sheriff y el alcalde deciden esconder el indulto que el Gobernador ha concedido a Williams para poder facilitar la reelección del segundo en las próximas elecciones.
—O cuando cierran su puticlub habitual para fingir que persiguen la prostitución.
— Todos los periodistas se reúnen en la  sala de prensa para llamar a sus redacciones correspondientes para dar parte de los sucesos. Cada uno de una versión diferente, inventando hechos sobre la marcha para darle un dramatismo mucho mayor.

El guión tiene grandes personajes:
Hildy, que quiere dejar un mundo que realmente le apasiona para llevar una vida más tranquila.
Peggy, un mundo de paciencia que tiene claro que su matrimonio no va a funcionar si Hildy continúa escribiendo para un periódico.
Burns, inventando mil tretas para que Hildy se quede. Este es el mejor personaje, sin duda. El rey de la demagogia, el chantaje y la mentira. Un monstruo del periodismo.
El alcalde, digno cacique de la ciudad.
El sheriff, dispuesto a todo por ver a Williams muerto.
La prostituta. La prostituta es mi favorita. Carol Burnett hace un trabajo impresionante.
También destaco al homosexual. No es común verlos en cine de la época. De hecho, se solían suprimir en los guiones, como hizo Elia Kazan con todas las obras de Tennessee Williams que llevó al cine. Pero aquí es un personaje más. Me sorprendió especialmente que terminase: con su pareja,  poniendo una tienda de antigüedades en Cotte Island. Creo que ese fue el inicio de un tópicazo  que ha llegado hasta nuestros días.

Las actuaciones son destacables, todas. Han escogido un gran elenco y eso se nota. Yo destaco a la desconocida prostituta, que hace una interpretación envidiable.

La dirección es un buen trabajo digno de su director. Enlaza muy bien las escenas y los planos son perfectos.

El maquillaje, del que siempre suelo quejarme, es fantástico. No destaca en los hombres y en las mujeres se adapta a la clase social. Peggy lleva un maquillaje mucho más discreto que la prostituta. Es uno de esos pequeños detalles que marca la diferencia.

La iluminación está muy lograda. Sobre todo en las escenas exteriores. Dado que la mayoría de las escenas son de noche, el juego de luces y sombras es impecable.

Escribiendo la reseña me he dado cuenta de que tengo muy poco que decir de la música. Lo único que puedo destacar es a Susan Sarandon cantando. Os la dejo en el trailer, ha sido imposible encontrar la pieza por separado:


Nota: un seis. Está bien, sin más. No consiguió hacerme reír a pesar de ser  pretendidamente graciosa.