Google+

jueves, 13 de diciembre de 2012

Resumen de estrenos de otoño

¿Cuáles son esas nuevas series a las que merece la pena echar un ojo? Si tengo una hora para ver series, ¿cuáles me interesan más?

Habiendo visto al menos una pequeña parte (ya sabéis que más o menos la mitad de las series las abandonamos descaradamente en el piloto) de casi todo cuanto se ha estrenado en EEUU y las islas británicas, voy a hacer un pequeño top de recomendaciones de estrenos otoñales de 2012.


10. The new normal (EEUU, comedia, 20 minutos)

Sí, es verdad; la nueva serie de Ryan Murphy le debe la vida a Modern Family. Y es que se parecen mucho. Los arquetipos de personaje presentados, el tratamiento de la homosexualidad (aunque con humor marca Ryan Murphy total), el concepto. De todos modos, aunque la serie arrancó bastante normalita, han conseguido sacar bastante provecho de los personajes que tiene, de crear personalidades peculiares pero creíbles de algún modo y el resultado, en general, está siendo permanentemente divertidillo.


9. Last resort (EEUU drama, 40 minutos)

Cancelada. No tendrá ni la extensión de capítulos de midseason. ¿Por qué? Bueno, un cúmulo de circunstancias, sin duda; aunque empezaré diciendo que desde el principio estaba enormemente sorprendido de que fuese ABC quien estuviese emitiendo esta producción tan... peculiar.

La serie nos presenta a un submarino nuclear estadounidense que un día recibe la orden de bombarderar Pakistán a través de un canal de comunicaciones secundario. Sorprendidos de que usen un canal sin protecciones, intentan averiguar si la orden va en serio. Y al final, entre pitos y flautas, entre cuestiones a la supuesta autoridad, acaban proscritos y casi hundidos por naves de su propia nación. Y esto es el punto de partida de una historia de intrigas sobre un presunto golpe de estado secreto en EEUU y una conspiración militar de órdago. La serie es bastante entretenida y si Shawn Ryan consigue darle algo parecido a un final antes del capítulo 13, quedará un producto potable incluso en su propia cancelación.


8. Arrow (EEUU drama, 40 minutos)

Bajo mi punto de vista, la revelación estadounidense. ¿Por qué? Siendo sinceros, porque es una serie de súper héroes de la CW y no esperaba nada bueno de ella. Arrow ha sabido crear una historia heroica y que sea entretenida y disfrutable. Han hecho un esfuerzo considerable para que las coreografías de lucha y el montaje de estas escenas sea, en general, lucido y agradable para el espectador. Y eso se nota. Los capítulos de la serie, que en realidad no tienen nada de especial, son atractivamente palomiteros. Y además hay tíos y tías macizas para disfrute de cualquier preferencia sexual.


7. Go on (EEUU, comedia, 20 minutos)

Go on o el regreso de Matthew Perry. Se comentaba que el señor Perry era un gafe y un sinónimo de cancelación, aunque parece que esa mala costumbre termina con esta serie, que según el Hollywood reporter ya ha sido renovada. Go On nos presenta a Ryan King, un comentarista radiofónico que ha enviudado recientemente y cómo su incapacidad para sobrellevar lo ocurrido, aunque él niegue tal cosa, hace que su jefe, y buen amigo, lo obligue a ir a un grupo de terapia para ayudarlo.

Sencillamente, tiene momentos divertidísimos. Otros puede que flaqueen un poco, pero la valoración genial es muy buena.


6. The Neighbors (EEUU, comedia, 20 minutos)

Una familia se muda a un barrio residencial donde encuentran una muy buena casa a un precio muy asequible. Pero no se van a encontrar lo esperado, y es que el resto de sus vecinos, en realidad, son alienígenas. Peculiares, divertidos y a su manera entrañables, pero alienígenas. Tuve muchas dudas sobre esta serie, pero con el paso de los capítulos he de admitir que es de lo más gracioso del año. Qué le vamos a hacer, la fórmula funciona. Muy recomendable.


5. The paradise (UK, drama, 60 minutos)

Aunque la serie termina algo arrastrada de más por su trama romántica (que resulta excesivamente clásica y predecible), los primeros episodios, la trama económica, el gran reparto y el lujo de detalle de los escenarios compensan con creces cualquier mácula. Denise, una joven campesina, acaba entrando a trabajar en The Paradise, unos grandes almacenes dirigidos por el enigmático y peculiar John Moray. Pero Denise tiene algo, tiene visión de negocio... y es astuta.


4. Good cop (UK, drama policiaco, 60 minutos)

Una serie meditada e intensa. Buenos personajes, buen guión y una dirección fantástica. Rocksavage es un buen policía, un hombre honrado y de ley; hasta que un día se toma la justicia por su mano, sabiendo que los juzgados no habrían podido compensar el delito. Empieza su propio descenso a los abismos de la culpa, pero aún no lo sabe. Gran serie, únicamente lastrada por algunas tramas secundarias que en ocasiones parecen completamente desligadas del hilo principal y que hacen que esos 60 minutos se antojen algo excesivos.


3. Moone boy (UK, comedia, 20 minutos)

La serie revelación, sin duda. Una de esas producciones de las que yo, al menos, no esperaba nada. Una comedia sobre un niño de un pueblo irlandés de finales de los 80. ¡Divertidísima! 6 episodios sobre Martin Moone y su amigo imaginario, y cómo este ayuda a afrontar al chico la difícil época de la preadolescencia. La comedia del otoño.


2. Parade's End (UK, drama romántico, 60 minutos)

Las coproducciones de BBC y HBO tienen una forma característica y un patrón de calidad. Parade's End es reconocible, es majestuosa en la perfección de sus escenarios y ambientación, en ese reparto para el que parece que los personajes se crearon a medida y para ese tempo lento, comedido pero implacable que rige la acción. Parade's End es un culebrón, pero menudo culebrón.


1. Secret State (UK, drama político, 45 minutos)

Como he insistido siempre que sale a colación esta serie, creo que se trata del gran estreno del otoño. Una serie de intrigas y facciones, de intereses económicos que lo devoran todo, interpretada por un plantel de verdadero lujo en el que destacan Gabriel Byrne y Charles Dance, dirigida con sobria elegancia y con un guión tenso, controlado y pretendidamente realista. Obligada.



Por si alguien se quedó con ganas de algo más, os avisamos de que The New Normal se partió la cara por ese puesto con Cuckoo (UK, comedia, 20 minutos). Aunque finalmente decidí darle el honroso puesto a la serie de Ryan Murphy. Y estuve a punto de valorar Underemployed también, un estreno de la MTV muy inspirado en Girls, pero aún hemos visto demasiado poco de la misma como para valorarla con justicia.