Google+

jueves, 20 de diciembre de 2012

El alucinante mundo de Norman - Chris Butler y Sam Fell

Norman Babcock es el rarito del pueblo. Más que nada, por su costumbre de hablar con fantasmas. Con un padre poco comprensivo, una hermana adolescente y los matones del colegio detrás de él, su vida es un infierno más que aburrido.
Pero se acerca la conmemoración del día en el que el pueblo quemó a una malvada bruja y todo se llena de terribles augurios que sólo Norman puede ver.





Seguimos con las nominadas a los Premios Annie. Tras «From Up on Poppy Hill» te traigo la reseña de «El alucinante mundo de Norman», digna heredera de las películas de aventuras de los ochenta. Si te ha gustado «Super 8», «El retorno de las brujas» o incluso la infame «Los Goonies», esta película te va a gusta sí o sí.



Los personajes:
— Norman: es un niño triste y sin amigos, con un padre frustrado por no tener un hijo prototipo criado en serie por la E.S.O. Por suerte para él, Neil, uno de sus compañeros, empieza a hablarle buscando un amigo.
— Neil: el chico gordito de la escuela, vive una infancia despreocupada y tranquila a pesar de las burlas de sus compañeros.
— Mr. Prenderghast: tío de Norman por parte de madre, es un vagabundo con mal aspecto con órdenes estrictas de mantenerse alejado de su sobrino. Pero hay una herencia familiar por mantener y Norman es el siguiente en la lista.

Sobre los personajes, he de decir que la película tiene una de las peores partes del género de aventuras de los ochenta. La chica, personaje encarnado en Courtney, hermana de Norman, es... la chica. Tan terrible como lo han sido las chicas de Los Goonies. Un horror de personaje que sólo está para dar un discurso a la turba enfurecida y para demostrarnos que el hermano de Neil es gay. Y ya.


El guión:
— aunque no tiene nada del otro mundo, me ha gustado mucho cómo han desgranado la historia poco a poco, dejándonos ver la importancia del chico. 
Tiene pequeñas vueltas de tuerca que no harán que los niños se pierdan ni que los adultos se sorprendan demasiado pero que añaden interés a la trama.
También me ha gustado cómo juegan con la personalidad de los personajes, mostrando que son algo más que tópicos. Claro, esto lo hace tan cerca del final que ya es imposible no odiar a Courtney.
Estoy especialmente contenta con el final a pesar de lo predecible que es. Aggie me parece uno de los mejores personajes de la película y su relación con Norman es tiernísima. También me ha gustado la trama del Juez, con su constante cara de remordimiento y los hombros hundidos, como si llevase el peso de siglos de tristeza sobre ellos.
Grandes detalles de un guión sencillito.



El dibujo:
— dibujo que no es tal porque esta rodada en stop motion. El diseño de los personajes femeninos  me ha recordado un poco a Los Increíbles, con unas caderas desproporcionadas con respecto a la cintura. El diseño de los rostros está muy cuidado: bolsas debajo de los ojos, arrugas, barbas, cejas.... un buen trabajo.
¿El problema que le veo? La ropa. La mayoría de los personajes llevan siempre la misma ropa. Tampoco creo que fuese un gran problema tener dos o tres modelos para cada uno.

Nota: un 7. Una entretenida, digna y divertida película de aventuras.