Google+

miércoles, 1 de agosto de 2012

The good wife (3º temporada)

Alicia ha empezado una relación con Will, su jefe, dejando de lado su fracasado matrimonio. Mientras tanto, Lockhart & Gardner no se encuentra en su mejor momento. El bufete es acosado por la fiscalía de mano de Wendy Scott-Carr, empeñada en demostrar que Will sobornaba jueces.
Por último, Peter Florrick sopesa la posibilidad de presentarse a las elecciones como gobernador.


Desde el primer capítulo de la primera temporada hemos dado nuestro apoyo incondicional a esta serie. Sin duda, de lo mejor que hay en pantalla. No sólo es que The good wife fuese grande ya desde sus inicios, sino que ha ido creciendo año a año. Ver una tercera temporada y querer ver la cuarta ya, no tiene precio.


Esta temporada todos los personajes han tenido que evolucionar, en menor o mayor medida, obligados por las circunstancias.
Diane ha tenido que adoptar una actitud aún más dura para hacer fuerte la dirección del bufete durante la ausencia de Will. Hemos visto su esfuerzo, día a día, por mantener una paz aparente en medio de la lucha de egos entre David Lee y Eli Gold. Diane, que lleva su soledad con dignidad y profesionalidad mientras busca un compañero digno. Si hay un personaje que por fin ha alcanzado su madurez en todos los sentidos, este es Diane.
Will, un Will que no sabe quién es sin ejercer como abogado pero que se ve obligado a descubrirlo. Un Will que ha pasado su peor año, con la ruptura con Alicia y su inhabilitación por unos meses, intentando mantener su estatus en el bufete, intentando sobrevivir mientras espera para volver a la cancha.
En cuanto a Cary, nunca me ha gustado la evolución que le dieron al personaje entre la primera temporada y la segunda. No me pareció... lógica ni justificada. Me alegro mucho de tenerlo de vuelta en Lockard & Garner, donde seguro que nos dará muchas más satisfacciones que en la fiscalía.
Alicia pasa por tantos cambios en esta temporada que una vez nos encontramos con la gran incógnita: ¿quién es Alicia? Alicia, que tutela a una chica y se equivoca con ella, la misma Alicia que empieza relaciones que no van a ninguna parte, la que quiere volver a su casa sin saber dónde está ese lugar... Empezamos la temporada con una señora Florrick más fuerte y segura de sí misma que nunca pero que va perdiendo fuelle, llena de dudas sobre lo que debe hacer y lo que no. Alicia, que se preocupa más de lo que está bien o mal que de pensar en lo que realmente quiere para ella.
Peter está de regreso en la fiscalía y eso es bueno. Para él, al menos, lo es. Pero es más fácil volver a las mismas costumbres, a las cadenas de favores, a los maletines, a los viejos vicios que mantener una oficina limpia. Y sí, Peter intenta con todas sus fuerza no hacerlo pero... ¿y si no depende de él?


Y pasamos a los secundarios, uno de los puntos fuertes de esta serie.
El gran acierto de la temporada ha sido hacer «más humanos» tanto a Kalinda como a Eli Gold. Como ya te comentaba en la primera temporada, nunca estuve muy contenta con Gold y sus salidas de tono que no pegaban nada con la serie. Y Kalinda... me gusta mucho el personaje pero a veces estaba tan desubicada como Batman en un capítulo de La casa de la pradera. Por suerte esta temporada los guionistas han hecho a ambos personajes más humanos. Eli, intentando superar las infidelidades de su ex mujer y Kalinda, asustada ante la perspectiva de que su ex marido la encuentre. Sí, gran acierto hacer que estos dos personajes pongan al fin los pies en la tierra, junto con el resto de mortales.
Como siempre, tenemos a los personajes recurrentes, abogados y jueces que siempre es un placer ver en pantalla. Ya sabrás de otras reseñas que tengo debilidad por Nancy Crozier pero he de reconocer que en esta temporada Louis Canning y Patti Nyholm han estado impresionantes. No os perdáis sus apariciones porque son de lo mejor que ha dado esta serie.
Un saludo especial para el juez Charles Abernathy, que apareció llorando en un juicio por culpa de los gases lacrimógenos que recibió mientras estaba protestando con Occupy Wall Street. En ese momento se ganó mi corazoncito.
Entre los personajes nuevos, nos presentan Mike Kresteva, una ambicioso abogado que tiene pensado hacer todo lo posible para socavar a Peter como candidato a Gobernador. Si eso implica destrozar a Alicia por el camino, adelante.
Y por último, quería hablarte de Elsbeth Tascioni, la abogada más eficiente a la par que despistada del mundo mundial. Esta chica es una mina y espero que pase a ser una de las secundarias importantes de la serie. Porque es la bomba, Soñadores.


Los actores:
— Julianna Margulies es una actriz como pocas vamos a encontrar en televisión y se merece todos y cada uno de los premios que ha recibido. Y esta temporada, en la que su caracter fluctúa más que nunca, se merece todo mi reconocimiento. Como la señora Christine Baranski, a la que no podía ver en la primera temporada y que poco a poco me ha demostrado lo equivocada que estaba. Porque gran parte de la acción y del protagonismo ha recaído sobre su personaje y ella ha sabido llevarlo con maestría.
Premio especial para los chicos, porque Matt Czuchry, Josh Charles, Chris Noth y Michael J. Fox nos han dejado con la boca abierta capítulo tras capítulo.


El guión:
— una de las cosas que hace grande a The Good Wife es su capacidad para adaptarse a los movimientos sociales o los acontecimientos que suceden a lo largo del año. Esta serie nunca ha tenido miedo a que sus personajes se posicionasen a favor del Tea Party, fuesen fans de Hillary Clinton o acudiesen a protestar a Occupy Wall Street. Ser politicamente incorrecto no está de moda y eso a los guionistas de la serie les da igual. ¡Bien hecho, chicos!
Como siempre, los capítulos han sido ágiles, divertidos y llenos de ocurrencias. No recuerdo ni un sólo capítulo de la temporada con el que me aburriese.
Otro detalle que me ha gustado es que han introducido un personaje masculino que ha escogido quedarse en casa cuidando a los niños mientras su señora esposa diseña naves para la NASA. Los tiempos han cambiado y está bien encontrar un personaje que se haga eco de los nuevos roles sociales que nos encontramos día a día.

La dirección:
— puede que este sea uno de los puntos que más me llama la atención cuando me pongo delante de una pantalla. Supongo que cada uno nos fijamos en lo que más nos llama la atención, hay quien se fija en los actores o en la música, lo mío es la dirección. Y me encanta la de esta serie. Es directa, limpia, aprovecha bien los planos... impecable. Pocas veces se lucen tanto en una serie como lo hacen en The Good Wife.

La música:
— siempre apropiada, perfecta y conjuntada con las escenas. Un gran trabajo.

El maquillaje y vestuario:
— en anteriores reseñas he hablado del maquillaje y del vestuario de esta serie y de hecho, me sigue pareciendo de lo mejor de la televisión. Impecables.


Nota: un 9. Y espero darle en 10 en la ansiada cuarta temporada. Gracias, muchas gracias por hacernos disfrutar con cada temporada. Seguimos y espero que sigamos siendo fans incondicionales de esta serie.

Primera temporada: aquí.
Segunda temporada: aquí.