Google+

martes, 21 de agosto de 2012

Slumdog millionaire - Danny Boyle y Loveleen Tandan

Jamal es un joven hindú que está a punto de ser el primer ganador del programa "¿Quiere ser millonario?". Antes de la gran final del concurso, la policía lo detiene para intentar probar que ha hecho trampas. Nadie se explica cómo un chico pobre, semianalfabeto y que trabaja llevando té en una oficina puede haber llegado tan lejos.


Esta película es del 2008 y, a pesar de todos su premios, no la había visto hasta ahora. La verdad es que he leído y visto tantas y tan deprimentes obras sobre India, que no me apetecía nada sumar una más a la lista. Pero es una película con tantos premios que era casi obligatorio verla.


Personajes:
— Jamal (Dev Patel): tras la muerte de su madre, Jamal y su hermano tienen que buscarse la vida, convertidos en huérfanos y vagabundos. Dos niños a merced de mafias, extorsionistas y todo despojo de la humanidad dispuestos a explotarlos.
— Salim (Madhur Mittal): el hermano mayor de Jamal es un superviviente. Un niño dispuesto a todo para sacar adelante a su hermano sin importarle a quién se lleve por delante. El problema es que sus ansias de dinero y poder lo llevarán a enfrentarse con lo que más le importa.
— Latika (Freida Pinto): huérfana como los chicos, se une a ellos haciéndose llamar la tercera mosquetera.
— Prem (Anil Kapoor): el presentador de "¿Quiere ser millonario?" es un chico de origen humilde, como Jamal. Él es quien lo denuncia al pensar que hace trampas para ganar.


Los actores:
— me sorprendieron especialmente los niños, por su talento. Mucho mejor que Dev Patel al que no acabo de encontrarle la gracia. Tampoco me impresionó la actuación de Madhur Mittal aunque Freida Pinto y Anil Kapoor alegran un poco un plantel bastante normalito.


El guión:
— Slumdog millionaire tiene una historia sencilla a la par que entretenida: chico pobre quiere dinero para salvar a la chica de sus sueños. Y ya está. Hay buenos, hay malos y todo está rodeado del olor a injusticia social que apesta todas las escenas de la película.
Pero la verdadera gracia es cómo está contada la película: Jamal, interrogado por la policía, nos va contando la historia de su ajetreada vida, explicando por qué se sabía las respuestas. Una forma muy inteligente de mantener en vilo al espectador.
Se ha criticado mucho el tratamiento que la película da a la miseria que sufren los niños en un país como India. Se la ha criticado por ser demasiado blanda y también por todo lo contrario. Sinceramente, me parece lo suficientemente dura. Deja clara la situación sin necesidad de mostrar tonelada de ketchup, que parece que es lo que algunos piden a gritos.


La música:
— una curiosa mezcla entre la India moderna y la clásica es acertada. Os dejo el número final de la película porque me parece muy lucido. ¡Cuidado con los spoilers!


La dirección:
— a cargo de Danny Boyle y Loveleen Tandan, está claramente marcada por el característico estilo de Boyle. Parta mi gusto, una dirección excelente.


Nota: un 7,5. Es una buena historia bien llevada. Dale una oportunidad.

Otras películas de Danny Boyle:
Slumdog millionaire.
127 horas.
Trance.