Google+

viernes, 2 de marzo de 2012

Mis dibujos animados favoritos (I):

Cumplir los 29 ha hecho que me ponga nostálgica y me dé por recordar viejos tiempos. Tiempos con televisiones en blanco y negro (en casa teníamos una), Supernintendo, bicis, tazos, barriguitas, madel man paymovil y demás familia. Como homenaje a esa época, te presento mis dibujos favoritos de cuando era peque:



Caballeros del zodiaco:
— de pequeña me gustaba mucho esta serie porque cuando jugaba con mis amigos podía ser una chica, Andrómeda. Si, ya sé que no era una chica, pero en nuestra inocente mente infantil de los años 80, si vestías de rosa, tenías el pelo largo y eras el más débil del grupo, quedabas catalogada como chica.
Iba de: un grupo de Caballeros encargados de proteger a la Diosa Athenea y a la humanidad de las fuerzas de mal que quieren someterlos.



Dragon Ball:
—  estos eran mis favoritos, me tenían enganchadísima. Me encantaba Picoro, que era el mal. Son-Guko me gustaba porque me parecía muy tonto y me hacía muchísima gracia. Y Bullma, con sus millones de cachivaches super molones. ¿Quién no ha querido ser Bullma para llevar el coche en una cápsula?
Iba de: la búsqueda de las siete bolas del dragón. Al tener las siete juntas, aparecerá el dragón Shenlong que concederá un único deseo.



Las aventuras de los osos gummi:
— tomar jugo de bayas e ir botando por ahí cuál pelota, el sueño de cualquier crío ^^ me gustaba tanto la canción que me la aprendí de memoria y la iba cantando por todas partes. La verdad, una serie que recuerdo con mucho cariño.
Iba de: una raza de osos que procesaban un zumo de bayas que les permitía desplazarse botando. Su enemigo principal es el Duque Igthorn, que cuenta con la ayuda de ogros para gobernar Dunwyn.



Las monstruoplantas:
— una de mis primeras series ci-fi. La intro, en francés, entra también en el grupo de las buenas canciones.
Iba de: una especie de plantas monstruosas que estaban invadiendo el universo, y de unos humanos que luchaban contra ellas con unos vehículos armados. Dicho así suena un poco ridícula pero tenía naves espaciales y estrallas y monsruoplantas. 



Doraemon:
— Doraemon, merienda y deberes iban de la mano. Me gustaba la monotonía de esta serie porque siempre era lo mismo. Doraemon traía un aparato nuevo y Nobita, que era claramente un zoquete, acababa liándola.
Iba de: un gato-robot del futuro que llegaba por accidente a casa de un niño de nuestra época.



Érase una vez:
— ¿todas esas cosas tan molonas estaban dentro de mi? Ese era el momento en el que pensabas que la vida de tu cuerpo era mucho más interesante que la tuya propia, con guerras, muertes y todo lo demás. Seguramente sea la serie con la que más aprendí.
Iba de: explicarle a los niños cómo funcionaba el cuerpo humano a través de dibujos.


Chip y Chop, rescatadores:
— cuando llegó el Club Disney a España, no me acababan de gustar. No le encontraba sentido a ver adultos comportándose como niños o, aún peor, tratando a los niños como si fuésemos tontos. Pero me ganaron con Las aventuras de los osos gummi y Chip y Chop.
Iba de: una agencia de detectives, en la que Chip y Chop colaboran son sus amigos para resolver casos y crímenes varios.



Sherlock Holmes:
— aquí tenemos al primer malo al que escuchamos reírse con jajejijoju, nuestro primer malo de vodevil. También, una de mis favoritas. Adoraba a Sherlock, con su pipa que echaba burbujas de colores.
Iba de: las aventuras del archiconocido Sherlock Holmes, versionadas para peques.


O Capitán Planeta:
— a lo mejor esto sólo me pasaba a mi pero, ¿nadie se preguntaba por qué todos tenían poderes super molones menos Matti? Corazón, ¿en serio? ¿Eso es todo lo que pudieron darle al pobre? Además, como muchos de los malos no tenían sentimientos, su poder, a parte de cutre, quedaba neutralizado frente a muchos de los enemigos.
Iba de: Gaia, espíritu de la tierra, concede a un joven de cada continente un poder distinto (tierra, fuego, agua, aire y corazón) para luchar contra la contaminación. Cuando los poderes se juntan, invocan al Capitán Planeta.



Los moomins:
— casi nadie se acuerda de estos dibujos pero eran geniales. Posiblemente sea una de las series de dibujos más raras y surrealistas que pudimos ver. Me encantaba Manrico, que iba y venía a placer, viajando por el mundo ^^
Iba de: las aventuras de la familia Moomin y sus amigos.

Otras series que habéis recomendado: Fraggle Rock; David, el gnomo, Barrio Sésamo, Heidi, Marco, Mazinger Z, Thundercats, Aurones... ¡Gracias a todos!