Google+

martes, 20 de marzo de 2012

Mass Effect 3

Hoy os dejamos la reseña de un invitado. Supongo que hay mucho interesado actualmente en leer impresiones sobre Mass Effect 3, yo he decidido no comprarlo todavía (sobre todo contando algunas de las cosas que he leído por internet y en esta misma reseña y la sensación de frustración que me dejó algún que otro contenido descargable vil y viperino del 2) y este chico se ofreció a hacerlo tras una semana, supongo, de vicio absoluto. Ahí os queda: una reseña de Nicolás Palanca. ¡Gracias, Nico!

El texto se ha quedado como estaba, así que no hay fotos ni nada, pero lo que dice es, en mi opinión de todavía no jugador de ME3 bastante interesante. ¿El resto de jugadores mantiene la misma opinión? Internet es un hervidero de viñetas sobre el final de la serie, así que supongo que sí; pero bueno, vosotros diréis.




Mass Effect 3.



He sido, desde que jugué al primer Mass Effect, un gran fan. Desde pequeñito me ha gustado la ciencia ficción, y el hecho de poder hacer un personaje y meterte completamente en un universo tan interesante y enorme, con unos personajes tan bien caracterizados y con la posibilidad de desarrollar tu relación con ellos y el resto del universo (Bioware 100%), ha sido una de las mejores experiencias que he tenido con un medio de entretenimiento.


Cuando la fecha definitiva de salida del Mass Effect 3 se anunció, decidí encargarlo. Es más, ya que no me traje el ordenador a Alemania, decidí comprar los dos primeros juegos para la Xbox y hacerme una partida a mi gusto.


Cuento esto para poner en contexto el resto de la reseña, así como para que los que no han jugado al Mass Effect se hagan una idea de lo que entraña ser fan de esto. Juegos comprados por duplicado para tener partidas guardadas que importar, muchas, muchas horas echadas (y disfrutadas) y mucha ilusión por la llegada del 3 y por el hype que la propia Bioware creó alrededor suyo.


Así que empezamos la reseña. Primero lo bueno. Mass Effect 3 es esencialmente una gran carta de amor a los fans y a los otros dos juegos, desde la primera secuencia, donde se ve por fin cómo los Segadores llegan en masa a la Tierra, con Shepard escapando por los pelos para intentar la titánica tarea de unir la galaxia en una guerra contra las Tecnosepias Lovecraftianas, te ves inmerso en una historia donde todas (o casi todas) tus decisiones en los otros dos juegos se ven representadas de una forma u otra, las buenas te dan recompensas en forma de misiones secundarias y “recursos bélicos”, que necesitas acumular para conseguir la victoria. Las malas pueden hacerte perder contenido, o pueden eliminar opciones dentro de las nuevas situaciones en las que te encuentras, esta falta de opciones puede llevar a la muerte de civilizaciones enteras y de personajes muy queridos. Sin embargo si en el pasado hiciste lo correcto y tomas las decisiones correctas ahora, obtienes la recompensa de conseguir cosas que nadie ha conseguido, de conseguir por fin la solución de problemas que llevaban dos juegos plagando la galaxia. Sencillamente impresionante.


Los diálogos han perdido interactividad, pero son igual de buenos, si no mejores, que en anteriores entregas, con el bonus añadido de ver a los NPCs hablando entre ellos, en conversaciones a veces emotivas, a veces graciosas. Las relaciones con ellos se expanden y profundizan, y puedes por fin disfrutar sin trabas de, por ejemplo, la genial relación de viejos camaradas con Garrus (“No hay Shepard sin Vakarian”, dice una línea memorable). Las relaciones amorosas están muy bien llevadas, así como las “casi amorosas”. Este juego incluye también, por fin, la posibilidad de romance homosexual entre hombres, esto ha desatado polémica, por supuesto, pero a mí personalmente me parece muy bien traído, el principal
personaje gay no es para nada estereotípico.


La calidad de los gráficos es por supuesto, impresionante, aunque me he encontrado con algunos problemas con la inestabilidad de la calidad de algunas texturas que estaría bien solucionar con un parche, pero no es algo que afecte demasiado al juego. La música está muy bien traída. A mí me sigue gustando más personalmente la del Mass Effect 1 porque soy amante del sintetizador, pero no se puede negar la calidad de la banda sonora en el 3.


La jugabilidad es mucho mejor que la del 2, para mi gusto. Los árboles de habilidades están más detallados, hay muchas más armas, cada cual con sus méritos y sus defectos, y en vez de no dejarte usar unas u otras en función de la clase, se introduce un sistema de carga que afecta al tiempo de recarga de poderes. Si eres un soldado que resuelve todo con balas, cárgate como un mulo con todo lo que encuentres, si eres un biótico que depende de sus poderes, mejor que viajes ligero, aunque si quieres, y he aquí lo maravilloso, puedes no hacerlo. Es posible modificar las armas con diversos módulos, y aunque no es un sistema
que haya usado mucho (yo me limitaba a alargar los cañones de todo para traer más dolor al mundo), sí que da mucho juego para cambiar las características de las distintas armas.


Hay un modo multijugador que aún no he probado, pero parece divertidillo, y da recursos bélicos para la campaña principal. En él puedes jugar en modo horda de forma colaborativa con otros jugadores, y tienes la posibilidad de usar distintas razas del universo ME. Una adición molona, pero presonalmente preferiría que se hubiesen centrado más en la campaña principal, sobre todo porque como usuario de Xbox tengo que pagar por jugar online.


Ahora lo malo, esta sección estará dividida en dos partes, y la segunda tiene spoilers, muchos spoilers, muchísimos, avisados quedáis.


Lo malo, primera parte. Lo malo, malo, realmente malo de Mass Effect 3 no es el juego en sí, es la actitud con los clientes. Para empezar, la presencia de contenido descargable de pago de día 1. Eso significa que si no tienes la edición de coleccionista o compras el contenido, es decir, te gastas más dinero del que vale el juego inicialmente, tienes el juego incompleto. Esto no es un añadido como otros contenidos descargables, es una parte del juego por la que tienes que pagar un extra, una parte, además, que contiene un personaje PROTEANO (una raza increíblemente importante en el universo ME) que puedes llevar en tu escuadra, y una misión nueva en la que se revelan cosas claves para el universo. Esto es malo, es un precedente horrible el quitar del juego contenido como ese y que haya que pagar más. De forma efectiva lo que hace es subir el precio del juego 10 euros. De hecho, en la versión de PC es posible desbloquear el personaje proteano (pero no la misión) en el disco del juego normal modificando una única línea de código. Muy mal, Bioware, eso no se hace con los clientes.


Otro problema, debido a un bug, la importación de muchas caras desde ME2 no funciona. Esto es bastante importante en un juego que se publicita como “crea tu personaje y vive tu propia historia” y le da muchísima importancia a ese punto. Es también bastante irritante que sea un problema que te encuentras literalmente justo después del menú principal. Esto significa que o en Bioware no probaron adecuadamente algo tan importante, lo cual dice poco de su competencia, o que conocían el problema y pese a ello distribuyeron
el juego así, lo cual es esencialmente un escupitajo en la cara al cliente. Máxime teniendo en cuenta el hecho de que, según las declaraciones de empleados de Bioware, no saben dónde está el bug. Increíble.


Ahora, por último, lo malo, malo, malísimo, lamentable. El final. Gente a la que le importan los spoilers, por favor, no sigan leyendo. Repito, SPOILERS.

Bioware lleva meses, meses y meses diciendo lo cojonudo que iba a ser el Mass Effect 3, los finales tan distintos y geniales que iba a tener, porque no tenían que continuarlo, y cómo el conjunto de los 3 juegos daría un final muy diferente a cada jugador. Hablaba en concreto de 16 finales distintos. Quiero hacer énfasis en esto porque es algo que Bioware anunció, no una paja mental de los fans desquiciados.

Pues bien, cuando llegas al final, después de reunir a los ejércitos, construir un McGuffin proteano que se supone es una superarma que ayudará a destruir a los Segadores, después de asaltar la Ciudadela (ahora orbitando la Tierra) en una misión superépica te encuentras…al Arquitecto de Matrix 3. Sólo que ahora toma la forma de un niño que aparece repetidamente durante el juego (muriendo cual perra al principio, apareciendo en tus sueños después) y que te dice que él es el que creo a los Segadores y quien los controla (¿no eran cada uno “Una Nación”?). Bien, el Niño de las Estrellas te dice que ha estado en la Ciudadela desde siempre (¿para qué cojones hacía falta Soberano, entonces?) y que el destino de toda
civilización avanzada es crear vida artificial que se rebelará contra sus creadores, literalmente “el creado siempre se rebelará contra el creador”(¿No acabo de hacer la paz entre quarianos y geth? Además ¿No acabas de decir que tú creaste a los Segadores? No parecen muy rebeldes). Te dice que los segadores recolectan civilizaciones avanzadas y las preservan en forma de Segador con el fin de evitar que creen vida artificial que, se supone, destruiría toda la vida orgánica porque son así de malos (de lo cual, obviamente, el Niño de las Estrellas no da ninguna evidencia). De esta forma, la vida orgánica se preserva, y nuevas civilizaciones tienen la oportunidad de surgir, florecer y ser horriblemente masacradas y convertidas en
abominaciones orgánico-tecnológicas, precioso.

Después de estos despropósitos, te dice que la presencia del Crisol (el previamente mencionado McGuffin proteano) le ha abierto nuevas opciones, aunque de nuevo no dice por qué, siendo esencialmente Dios, necesita un McGuffin para pensar cosas. Y te da tres opciones. Una, sacrificarte para obtener control de los Segadores (algo que el Hombre Ilusorio intenta hacer durante Mass Effect 3 y que acaba con él estando adoctrinado, al servicio de los Segadores y con su eventual muerte por tu mano) y mandarles que se retiren. Dos, sacrificarte para transformar TODA LA VIDA DE LA GALAXIA (zaca) en una fusión abominable de orgánico y mecánico que, según el niño de los huevos, es la evolución última de la vida. Por un lado eso
mismo quería Saren, el malo del primer juego, y la cosa acabó con su adoctrinación por parte de los Segadores y, finalmente, su muerte por tu mano (¿veis un patrón?). Por último, te ofrece la posibilidad de destruir a los Segadores, la Ciudadela y (por alguna razón) toda la vida sintética de la galaxia. Esta opción es la que yo elegí, puesto que me parecía más razonable y la única forma de convertir Mass Effect en la historia de “cómo los malos tenían razón y el psicópata de Shepard los mató a todos”. Ah, por cierto, en cualquier elección los relés de masa, todos, petan.

Así que este es el maravilloso y épico final con el que a Bioware se le llenaba la boca, en vez de 16 finales, 3, todos convenientemente ofrecidos por un deus ex machina (literalmente) que además invalidan todos tus esfuerzos hasta el momento, todo lo que hayas hecho hasta ahora da igual porque Niño Estelar así lo decreta. Y Shepard le cree, y no pregunta. Estas tres elecciones no sólo son ofrecidas en una secuencia que parece subcontratada a una compañía Koreana de segunda fila en la que nadie conoce el juego, sino que además llevan a secuencias finales totalmente iguales excepto por los colores de las explosiones, y acaban con la Normandía inexplicablemente huyendo de la batalla, cayendo en un planeta selvático y con gente que llevabas en la escuadra y que jurarías acaban de morir al lado tuya en la Tierra saliendo de ella. Ningún sentido. Por último créditos y un abuelo horriblemente doblado por Buzz Aldrin diciéndole a su nieto que esa es la historia de “The Shepard”.

Ah, no, que no es todo, lo siguiente que te sale es un mensaje de texto diciendo “¡eres una leyenda! ¡Compra contendido descargable!”.





FIN DE SPOILERS


Ahora bien, el final, aparte de mal ejecutado, está mal escrito e invalida tres juegos de decisiones que no han valido para nada. Hasta mi novia, sin ser fan o haber jugado otros Mass Effect, dijo que ella pasaba de empezar un juego para que le pusieran esa mierda. Sin embargo cualquier queja sobre esto es recibida con desprecio. Hay muchas opiniones a favor o en contra del final, y muchos argumentos que sugieren que esto no es una tontería de fans frikis, que realmente, dado el nivel de trabajo que se ha puesto en todos los juegos, la única explicación es que el final se hizo en 10 minutos sabiendo que la gente iba a comprar el
juego igual. Como esto es una reseña y ya es bastante larga no voy a ponerme a discutirlos, baste decir que pese a lo genial de Mass Effect 3 el final lo convierte en una experiencia decepcionante, y que no concuerda en absoluto con las promesas que hizo Bioware para convencernos de gastarnos 60 euros (más contenido descargable) en su juego.




Conclusión: Juego hasta los últimos 10 minutos, 9.5 de 10 comparado con el 10/10 de Mass Effect 1.


Juego con los últimos 10 minutos: Aprobado justito, suspenso si has jugado 2 juegos antes de este y esperas un final satisfactorio a la saga, hasta que este problema se solucione no puedo recomendar su compra.