Google+

martes, 1 de marzo de 2011

La ventana indiscreta - Alfred Hitchcock

Y sigo con el cine del maestro Hitchcock a vueltas. Hace tiempo ya que vi esta película, y ahora busco tiempo para ver Con la muerte en los talones que, al final, no pudo caer este último domingo.


En gris, spoilers. 

La ventana indiscreta es una proeza. Así de claro. Así de simple. Tal vez alguno —vil hereje— se pregunte qué tiene de extraordinario un hombre con la pierna rota sentado ante una ventana espiando con unos prismáticos a los vecinos. No obstante, parte de la gracia de la película es lo bien que maneja el ritmo y la tensión argumental con unos recursos tan limitados en cuanto a escenarios.


Argumento: 
Jeff se ha roto una pierna y pasa los días amargado mirando por la ventana e ignorando a Lisa —no encuentra nada que hacer con Grace Kelly, qué le vamos a hacer—, su novia. Un día, sus visionados fragmentados parecen indicar que uno de los vecinos ha matado a su esposa y se ha deshecho del cuerpo. A partir de aquí, su paranoia se irá contagiando a su novia y a la criada, aunque su amigo detective se mostrará más escéptico.


Tal vez aquel día estaba yo poco inspirado o quién sabe qué pasó, pero lo cierto es que tomé más bien pocas notas. Entre ellas, destaco que «la música es simplona y sin gracia» y que «la voz de Jeff es juvenil, chillona y horrible». Por si alguien se lo pregunta, y como casi siempre, vi la película en castellano. Recuerdo que las actuaciones de James Stewart y de Grace Kelly eran impresionantes, así como los dos secundarios.


El final es increíblemente tenso. Agobiante, incluso. Cada paso, el sonido de la pisada; cada sombra que nos impide apreciar la escena en todo su detalle aunque la última parte, la de la defensa mediante flashes, me pareció hecha casi en broma. Un momento de tensión maravillosamente plasmado y de repente flashes matarrobots de rascapiquilandia.


Nota: 8. La película es un tanto opresiva, con ese escenario único que es el apartamento y las miradas al patio de luces (hay una escena en la que se sale de la casa, pero esa escena es, claramente, un error inexcusable), con el juego voyeur, con la puesta en duda de la moralidad de la violación de privacidad que Jeff lleva a cabo y con la fuerza de las escenas. El final, no obstante, trastabilla, tropieza, cae y marca en propia. Es lo que hay.

Otras películas de Hitchcock:

Marnie la ladrona.
Extraños en un tren.
Rebecca.
Psicosis.