Google+

miércoles, 30 de marzo de 2011

La escalera de Jacob - Adrian Lyne

Ésta es, ante todo, una película muy rara... muy, muy rara; dirigida por Adrian Lyne (el de Flashdance y Nueve semanas y media) y con guión de Bruce Joel Rubin (recién salido de Ghost y que con el tiempo perpetraría Deep Impact y Stuart Little 2 —por si la primera no hubiera sido suficiente).






Jacob Singer (Tim Robbins) es un veterano de la guerra de Vietnam y, de vez en cuando, tiene flashes sobre ella. Un día intentan atropellarlo y en la parte de atrás del coche se distingue una criatura humanoide. A partir de ahí, todo va enrareciéndose y un pasa a no saber qué es real y qué fantasía paranoide.

Toda la película tiene un ambiente súper ochentero. La ropa, los peinados, la luz... se nota, irradia ochentosidad en cada escenario. Sólo faltan McFly y Doc. Adrian Lyne emplea una estética oscura, tétrica e inquietante que acompaña perfectamente a la historia, que se va haciendo más y más enrevesada y sádica. La violencia es terriblemente explícita, de forma algo sorprendente, en mi opinión, y las escenas de acción están grabadas a velocidad normal, sin cámara lenta. Siempre se me olvida cuánto echo de menos el que no haya tiempo bala por todas partes.

No obstante, no creo que los actores hagan un gran trabajo. Cumplen, sí, pero sin destacar de ninguna manera. El niño de la peli, no obstante, lo hace fatal, incluso para lo poco que espero de un crío. Robbins lo hace algo mejor que los demás, es cierto, pero no creo que sea uno de sus papeles más lucidos.

El trabajo de juego de cámaras me parece bastante normalito, aunque la escena en la que —aquí sí— la escena se desliza bajo el vientre de un helicóptero a cámara lenta, de modo que el sonar de las aspas se ajusta de algún modo a la velocidad del movimiento, me pareció muy vistosa.

Los personajes son bastante interesantes, aunque sacando al protagonista no se les desarrolle en exceso. Me gusta especialmente esa Jezabel súper putesca.


A un cuarto de hora del final se dice qué es «La escalera»:  una súper droga que el ejército ha probado sobre un batallón a ver qué salía de ella. El resultado es que los arrastra una locura psicópata absoluta y acaban masacrándose entre sí.

Una película, supongo, llena de referencias bíblicas a la escalera de Jacob, la escalera por la que los ángeles ascienden al y descienden del cielo, aunque no conozco el fragmento en profundidad.

Nota: 7. El argumento es muy interesante y la estética y el ambiente lo mantienen a uno muy tenso durante toda la película. A pesar de su simplicidad, me gustó cómo estaba grabada.