Google+

jueves, 10 de junio de 2010

Las águilas de Roma I y II - Enrico Marini

Como parte de mis regalos de cumpleaños cayeron en mis manos estos dos finos tomos de 60 páginas cada uno.



En Las águilas de Roma, el hijo de un caudillo germano es criado por los romanos como señal de la buena fe que se gastan entre el pueblo del que es original el rapaz y los romanos. Será criado por Tito Valerio Falco de la misma forma en la que cría a su hijo —que ya es mestizo—, para que formen orgullosa parte de la legión romana.



Y los niños crecerán haciéndose amigos debido al duro trato que le dispensa el mundo y ya que sólo se tienen a ellos mismo para apoyarse. El tomo I se centra en eso, sobre todo y en cómo empiezan a formar parte de todo coito que se les pone por delante. Hay sexo por todas partes, muy bacanálico todo.



En el segundo tomo ya empieza a centrarse un poco más la historia, y los chavales empiezan a tener problemas entre ellos. El de nacimiento germano quiere ser un brillante militar y el otro está enamorado y quiere alejarse del mundanal ruido de la guerra. Y eso. Ah, sí, y mucha bacanal de por medio, de hecho en este número, el sexo mueve el argumento de una forma un poquillo enferma.



El dibujo está bastante bien —y en el segundo número está mejor que en el primero—, y la galería de mujeres desnudas es de lo más destacable del cómic, que... sin ser malo, a mí, personalmente, me deja un poco que desear.

Por lo que he visto en internet, se publica un número de este cómic al año, por si a alguien le interesa.

Nota: 6. Se deja leer, es corto, rápido y el dibujo mola. La historia, por momentos, es casi una excusa para volver al lupanar de turno y volver a exhibir culos y tetas. El resto de las veces... cumple, sin mayor brillo.