Google+

miércoles, 16 de junio de 2010

En Terapia

En Terapia es una serie sobre una terapia psicológica en tono bastante realista.

Fin. No hay nada más que decir sobre la misma. De verdad. Podéis dejar de leer aquí, os lo juro, sólo voy a dar vueltas y vueltas sobre el tema para que esto tengo cierto aire a reseña, pero en realidad, esa frase lo resume todo. Si os tienta esa frase, puede que la serie os guste; si no, huid.


 En Terapia empieza prometiendo sin gran lucidez. Tiene un buen reparto, un muy buen reparto tal vez y en castellano incluso tiene un doblaje bonito y bastante lucido. Los personajes parecen bastante creíbles y esas cosas. Es realista, en toda la gama de significados de la palabra.

La serie se lleva por pacientes. Los lunes va una chica que se llama Laura que tiene problemas con el novio y se quiere follar al terapeuta; los martes va Álex, un piloto de combate que ha matado a no sé cuantos niños en una operación en Irak; los miércoles va Sophie (Mia Wasikowska—Alicia en la peli de Burton) una niña de la que parece evidente que sufrió abusos sexuales aunque la historia es un poquillo más compleja —no mucho más— y los jueves va un matrimonio de insoportables que quieren/no quieren tener un hijo. El viernes, Paul, el psicólogo, hasta las pelotas del mundo —no le culpo— va a otra terapeuta a rallarle con sus penas.



Y así funciona, en packs de 5 capítulos. La idea, en mi opinión, la estructura en sí, vaya, es molona. Pero así como empezó picando mi curiosidad por ello, el resto mató mi interés. 43 capítulos para una temporada es demasiado, así de simple; sobre todo cuando muchas de las historias no merecen ni 4 capítulos. Laura, el matrimonio y la terapia de Paul me parecieron aburridas de cojones. Sophie y Alex tenían su punto, pero en fin, 2/5 de los capítulos no me parecían razón para ver la serie. Así que le pregunté el final a Lau para saber más o menos cómo se ataban las historias y di por zanjado este mediocre visionado.

La serie se desarrolla toda en la consulta, sin ningún movimiento de cámara, ni de luces ni nada. No hay flashbacks ni nada, son dos personas hablando con más o menos tranquilidad sobre la vida del que paga la terapia, lo que llega a hacerla terriblemente lenta y, en mi opinión, algo aburrida. Admito que en ocasiones la tenía de fondo, porque no es necesario ver la imagen para seguir la serie, la imagen aporta bastante poco; podría ser una obra la radio, en otro tiempo, desde luego; ya que hoy la radio es un animal en extinción.



Nota: 4. Es realista y va de una terapia psicológica. Si los personajes molasen podría estar mejor, pero en la primera temporada, al menos, la mitad de los personajes son un coñazo. Eso sí, los actores son muy buenos; y, por supuesto, como la serie va de eso, los personajes muestran evolución. ¿Suficiente para ver la serie? En mi opinión no.