Google+

domingo, 23 de mayo de 2010

Supernatural, 5ª temporada

Cuando empecé a verla, me parecía una serie divertida y muy interesante para un par de temporadas, tal vez tres. Bueno, en realidad, cuando empecé me pareció un poco coñazo, tardé unos cuantos capítulos en ver alguno que me gustase. El caso es que el final de la tercera, me parecía un gran final; sólo le faltaba un capítulo epílogo con un Sam hastiado y fracasado, como ya había dicho en su momento. Era el momento perfecto para cerrar la serie, tras una temporada de órdago, uno de esos momentos que habría hecho que se hiciese un lugar entre las grandes obras del medio. Pero les pudo la codicia, claro; y sacaron una cuarta temporada mediocre en todos sus puntos, con una trama tan absurdamente ostentosa que, en cierto modo, hacía agua, se hundía; habían construido el Titanic y le habían puesto el iceberg enorme delante.

El caso es que la quinta temporada retoma un mínimo, la serie vuelve a defenderse, vuelve a flotar; como ya parecía que iba a hacer con el final de la cuarta, que dignificó la temporada con varios capítulos bastante buenos seguidos, ya que si no habría sido un fracaso completo.



En la quinta, la trama de la cuarta ya está perfectamente presentada y, por tanto, puede pasar a afectarla. Sí, les llevó una temporada presentar una trama. Es una temporada rápida e interesante, divertida —a veces demasiado, heredando ese toque ridículo de la cuarta. Craso error—, resolutiva y con algunos capítulos a la altura de lo mejor de la serie, como Two minutes to midnight (5x19).


El capítulo final es muy bueno, y de no ser por la escena final, la escena justamente final, sería un nuevo cierre perfecto para la serie, pero CW (los que llevan 10 putos años con Smallville, 8 de One Tree Hill, y 4 de Gossip Girl; todas ellas series que no merecían ni la mitad de temporadas) tiene otra gallina de los huevos de oro y al igual que con las demás, la va a obligar a poner huevos hasta que sean sólo cáscaras vacías.

A ver si consiguen hacer algo con la sexta para que mantenga el nivel...

Nota: 7,5. Está bien, bastante bien; tiene algunos capítulos muy buenos —en la tónica de siempre— pero la trama general tal vez sea demasiado grande y eso la ahoga ligeramente. Pero la temporada mola todo lo que no consiguió molar la anterior.