Google+

miércoles, 12 de mayo de 2010

Cumbres borrascosas - Emily Brontë

La primera noticia que tuve de Cumbres Borrascosas, pero entonces no tenía ni idea de que existiese un libro ni que hubiera películas al respecto, fue escuchando un disco de Angra, el Angels cry, en la que aparecía una canción que ni siquiera sabía que fuera una versión de Kate Bush. En ésta, la voz me parecía rozar el máximo nivel de agudo que podía soportar sin resultar agobiante.


El caso es que poco después conocería la canción original, la de Kate Bush, la mujer de la voz de alienígina que recibe una patada en las gónadas.


Y poco después conocí una de las películas, que me pareció horrible. Y ahora, recientemente, acabo de terminar la novela, por recomendación de Lau, ya que se trata de una de sus obras favoritas.

Cumbres borrascosas cuenta la historia de un puñado personajes perdidos en la campiña inglesa. Heathcliff, un niño adoptado por el señor Earnshaw que es una especie de diablo encarnado, Cathy, la hija del señor Earnshaw y unos cuantos secundarios. El caso es que la obra trata de cómo putean a Heathcliff y de cómo él destina su vida a vengarse con creces de todo mal que le hagan.


La obra es, en general, muy oscura y trágica, y ese toque mola. La narrativa y el léxico son increíbles, detallados y ornamentados sin caer en una sobrecarga insoportable. El ritmo es lento, pero no ahoga ni resulta insufrible. La tranquilidad de la región en la que se desarrolla la historia sirve de escenario perfecto para el desarrollo de la trama. Una resultaría extraña sin la otra. Se necesitan mutuamente.

Del libro, sin duda, me quedo con el personaje de Heathcliff, su exagerada crueldad e insidia catapulta al resto del libro a un punto del que se quedaría muy lejos de no ser por lo brillante carisma de este personaje, que disfruta del daño y terror con el que domina a los demás. El hecho de que guiados por él, todos los personajes actúen de forma miserable y muestran su lado más ruin, es interesante y divertido, siendo —creo yo— el gran aliciente de la novela.

El final, precipitado y poco justificado, me decepcionó terriblemente con su toque Disney. Las cosas acaban bien porque Brontë no tuvo redaños para hacer que acabasen mal. Los personajes se redimen o consiguen sus propósitos, todos salen ganando. Tras tanto sufrir sin éxito, Abracadabra. Completamente decepcionante.

Nota: 7. Una gran narración, unos personajes magníficos. Un final precipitado y un ritmo, tal vez, lento en exceso.