Google+

lunes, 19 de noviembre de 2012

Moone boy - Sky1

Moone boy es una serie irlandesa creada por Chris O'Dowd, al que muchos conoceréis de The IT Crowd, que narra la vida de Martin Moone (David Rawle, pero no el que pone en IMDB) en 1989, un niño de 12 años de un pueblo irlandés; un niño peculiar con un amigo imaginario que se llama Sean Murphy (Chris O'Dowd), que le dará un pequeño añadido a su, ya de por sí, particular modo de ver el mundo.


Martin Paul Kenny Dalglish Moone

Martin Moone es un chico raro, nos dicen que es normal, pero nos mienten vilmente. Martin es un chico raro y es esa rareza la que da sentido y gracia a la serie. Las situaciones, en realidad, son bastante normales. Martin es un chico que va al colegio, en el colegio hay otros niños pero Martin no es precisamente el favorito de sus compañeros... aunque él, a veces, actúe como si lo fuera.

Martin tiene una familia... con problemas. Quizá no con grandísimos y terribles problemas, pero tampoco dispone, a decir verdad, de un entorno perfecto. Sus padres son algo dejados, sus hermanas tienen momentos algo ruines y su casa no es, precisamente, un remanso de paz.


Martin, decía, es un chaval rarito, pero la verdad es que resulta muy fácil tomarle cierto cariño como espectador. Su situación no es idónea y, la verdad, él no parece un lumbreras. A veces uno se acerca al personaje con cierta lástima y otras desde la diversión, muy ayudado por su amigo imaginario.

Estilo desde la sencillez

Moone boy parece una de esas series que se grabaron con cuatro duros, pero el estilo de la serie se puede permitir esa clase de cosas. La ropa normal, de ese punto en que se abandonaban los 80 y empezaban los 90, y una genial caracterización de la época: libros de texto de los 80, marcas de los 80, paquetes de los 80, ropa de los 80... (¡y maquillaje —dice Laura— de los 80!), y es que puede que el presupuesto de esta serie no tenga modo de compararse con el de las mejores producciones de la BBC o el de muchísimas de Estados Unidos, pero su estilo puede con todo.

A Moone boy no le da miedo ser absurda, no le da miedo ser hortera y no le da miedo ser algo dramedia por momentos. La serie toca muchos palos (todos muy por encima) y sale airosa en casi todos los lances. Completa ese derroche de estilo la cancioncita que casi siempre suena de fondo (un clásico de las series británicas, por cierto, que a veces parece que compran una única canción larga y eligen qué parte ponen durante el capítulo para acompañar momentos más lentos, momentos más rápidos, momentos más alegres y más dramáticos): Tico's tune, que parece ser que se trata casi de un símbolo en Irlanda porque acompaña a un famosísimo programa de radio: The Gay Byrne Show.

Y es una lástima que nadie haya colgado en youtube la intro de la serie, porque es muy divertida y característica, en dibujos animados (se recurre a ellos varias veces durante los capítulos) que sitúan espacial y temporalmente la serie. Os dejo la canción, punk irlandés tan raro como todo lo que rodea a la serie, pero os quedáis sin ver al unicow, la vaca con un cuerno en el frontal.



Por cierto, dicen en la wikipedia inglesa que la serie es semiautobiográfica y que Chris O'Dowd afirmó que todas las experiencias de Martin Moone las había tenido él.


Nota: 8,5. Personalmente creo que es el mejor de los estrenos que hemos visto este otoño, habiendo dado una oportunidad a todos los estrenos de Estados Unidos y a casi todos los británicos (aunque se nos coló alguno). Sky1 ha confirmado ya la segunda temporada.


Y bueeeeno, venga, va, os dejo al unicow que encontré en tumblr (si es que lo que no tengan ahí...):