Google+

lunes, 30 de abril de 2012

Thor - Kenneth Branagh

Alguien a quien no le guste Thor pensará que soy un fan acérimo de Branagh y que defendería hasta su creación más aberrante; al fin y al cabo conozco varias personas que me dijeron que Thor era una peli horrible y lamentable. También puede ser, no lo sé, que fuese con unas expectativas algo mermadas ante tan duras palabras, a pesar de que alguna que otra persona en cuyo gusto confío me hubiera hablado bien de ella. Y bueno, preámbulo suficiente, metámonos en harina.


Thor es un arrogante y un poco estúpido-y-bravucón guerrero cuya imprudencia revive conflictos ya muertos y enterrados. Castigado por su padre, Odín, es enviado a la Tierra, y allí... bueno, es una película de Marvel Comics, allí le harán darse cuenta de que debe ser un héroe, claro.


Empezaré diciendo que la película no es muy Branagh. Tampoco es muy Marvel, todo sea dicho. Tiene momentos que son de Branagh y momentos que son de Marvel, pero el punto promedio del filme es de extraño híbrido a caballo entre dos mundos casi antitéticos. Sobre esa línea fronteriza, que muchas veces supone un problema para la propia cinta, Thor y sus compañeros de parranda deambulan muy directamente a veces y otras un poco a tumbos.

En Asgard todo es precioso. Los decorados, los trajes, la subtrama que se deja oler bajo la superficie. Todo. Es la parte más reflexiva e interesante de la película: el puente, Heimdall, los gigantes... y Loki, por supuesto. Es una lástima que se trate de una película Marvel y nos tengan que llevar a nuestro planeta, a una trama de super héroes preAvengers que, lamentablemente, nunca llegó a interesarme.




Las películas de Marvel no suelen gustarme: las de Spiderman me parecen horribles en plan nauseabundo, Iron Man me parece visible pero aburrida, Los 4 fantásticos me parece infumable y nunca me ha gustado Blade. El caso es que me gustan las películas de Batman, y me gustó Watchmen, ¡y hasta me gustó Kick Ass! Así que una y otra vez doy a este género una oportunidad, nunca se sabe cuál será la buena. Y la verdad es que Thor me pareció de lo mejorcito que había visto de las adaptaciones cinematográficas de la factoría Marvel. No obstante soy perfectamente consciente de las razones que pueden llevar a casi cualquier fan de las películas de súper héroes a aborrecerla: las partes más interesantes son lentas de necesidad, la creación del héroe en sí es entre patética y cómica (con el doble atropello en un intervalo de 2 o 3 minutos), con la arrogancia infantil y sin brillo de Thor (a mí me gustó que pareciese un poco tonto, la verdad; me recordó un poco al borracho que es Thor en Sandman, pero en plan "me cuido mucho y voy al gimnasio en Asgard" y me cayó en gracia).

Los personajes y sus actores.
-Thor (Chris Hemsworth). Ya he dado mi opinión sobre Thor, me parece un personaje potente y adecuado para la forma en que me he tomado la película, como un pasatiempo divertido y sencillo. Quien espere un gran héroe... no dispondrá de él durante la mayor parte de la película. Esto es así. ¿Y qué tal el actor? Pues el señor Hemsworth lo hace bien, la verdad. Quizá lo peor que tenga sea cuestión de los maquilladores: en el poster que había visto le ponían un aire oscuro, más o menos masculino; en la película, con un montón de luz y el maquaillaje que le pusieron parece una gran hipermusculada niña barbuda. No sé, no era mi concepto de Thor, sin más; me esperaba algo más macho y no solo más musculado. Es lo que hay. Thor el vikingo no se depila. He dicho.
-Jane Foster (Natalie Portman) es el personaje inteligente y más o menos comedido de la película. Es una científica friki obsesionada por su campo del saber. Hay que reconocer que no contrataron a Portman por estar buena, el papel es muy modesto y no la lucen nada físicamente; la contrataron porque es una buena actriz y me alegro de ello. Pero, guionistas, de verdad, el momento de "No... puede... ser..." queda como uno de los más ridículo de la historia del cine. No sé en qué estabais pensando, pero el resultado es lamentable.


-Loki (Tom Hiddleston) es el personaje maquinal y malvado. Incluso el niño que escogieron para hacer de Loki de niño tiene una mirada aviesa y una sonrisa torva. Creo que ambos han sido unas elecciones fantásticas y que el señor Hiddleston hace un gran-gran trabajo. El personaje es de lo mejor de la película, ruin, miserable, inteligente y cruel; es casi el polo opuesto de Thor en todo lo que hace y genera una exageradísima tensión que mueve el filme por sí solo.


-Odín (Anthony Hopkins). Odín mola. Y punto. Y Hopkins también, claro. No es necesario decir más.
-Heimdall (Idris Elba) fue una elección algo polémica. Algunos grupos (muchos de ellos un poco racistas, todo sea dicho) decían que no deberían haber cogido a un negro para el papel de Heimdall, el Blanco. Lo cierto es que resulta una elección peculiar, pero Idris Elba hace un trabajo fantástico.


Escenarios, vestuario y otros diseños.
Como decía, la parte del Asgard es, sencillamente, apabullante. Las ropas, las armaduras, los fondos, el puente que custodia Heimdall, el hogar de los gigantes... Es asombroso. El mundo real... bueno, parece real, pero no tiene nada que lo caracterice. Se podría comentar en su contra que Asgard es poco vikingo, pero que vaya, es una película de Marvel, ¿no?

Efectos especiales.
La mayoría son vistosos y aceptables, pero la verdad es que cada vez que hay rayos implicados hay un cierto aire a efectos-cutres-de-los-años-90 que espanta. No sé en qué estaban pensado, pero desentona bastante con lo cuidado de muchos otros aspectos de digitalización y de fotografía en general.

Música.
Otra vez un trabajo más que destacable de Patrick Doyle, del que ya os hablamos por Enrique V y que vuelve a tirar de un gran protagonismo de violines, todo muy épico; con una percusión más o menos contundente en las canciones más fuerte y un elegante piano en las más tranquilas:






Nota: 6,5. Thor no es una gran película, pero es correcta en lo que quiere contar. En general rehuye del tono más heroico de Marvel y cuando se decide a ir a por él se pasa de largo (tampoco es que me sorprenda, si ponemos en una balanza a Thor y a un saltimbanqui lanzarredes pues pasa lo que pasa). Para aquellos amantes de los cómics clásicos, recordad, este es el Thor de los Ultimate Avenger (o algo entre medias, porque recuerdo que allí parecía El Nota, más que otra cosa), bastante me ha traumatizado a mí volverlo a ver con ese martillo afeminado en vez de con la almádena de los Avenger de Mark Millar. ¿Demasiado peso para Thor? Supongo que sí.

Otras películas de Kenneth Branagh:
Mucho ruido y pocas nueces.
Frankenstein de Mary Shelley.
Enrique V.
Hamlet.

Otras películas de Los Vengadores:
Los vengadores.
Capitán América: el primer vengador.