Google+

miércoles, 4 de abril de 2012

Hunted - inXile

Hunted es un videojuego de acción en tercera persona con combate cuerpo a cuerpo y a distancia. Tal vez lo que más me interesó de él fue la posibilidad de juego coperativo; dos jugadores a pantalla partida. ¡Creía que esas cosas ya no existían! El caso es que, por ahora y de momento, he de decir que lo he jugado solo, aprovechando el fin de mis clases y el tiempo de espera antes de empezar las prácticas. ¿Y cuál es el veredicto? Pues Hunted, la verdad, me ha parecido un juego muy entretenido y adictivo, pero....


Historia

Caddoc y E'lara, humano y elfa respectivamente, son dos aventureros, dos mercenarios aguerridos y bravos que viven de rescatar gente y explorar dungeons. El juego comienza con una víviva ensoñación de Caddoc en la que ve monstruos y a una zorresca misteriosa mujer de ojos blancos. Guiados por esta mujer, que se llama (o hace llamar) Seraphine, los dos aventureros pasarán por escenarios diversos en busca de la hija del alcalde de Dyfed, en una épica aventura que les llevará a enfrentarse a ejércitos de wargars, a muertos vivientes, a extraños híbridos monstruosos y a terribles brujos. Y, de paso, a acertijos, suelos quebradizos y... tesoros, claro.

El argumento, en general, es muy plano, la historia es sencilla, tiene algún giro (cuya existencia es muy evidente, aunque en materia pueda sorprender algo) pero nada más. La historia nos guía forzosamente a través de los escenarios como si estos fueran un pasillo. A veces, a los lados del camino principal (que se puede encontrar fácilmente pulsando el joystick izquierdo) se abren senderos secundarios en los que se pueden ocultar nuevos enemigos, cofres, armas o la entrada a oscuros y terribles dungeons.

Personajes

Los personajes (Caddoc y E'lara, me refiero) son gran parte de la gracia del juego. Tienen una relación que, en mi experiencia rolera, es bastante típica. Son dos personajes que, claramente, se respetan; pero con un respeto burlón (español, diría, sin ánimo de ofender a nadie) en el que todo está salpicado de pullas y reproches. Se dice por la gran red que son dos personajes demasiado poco unidos y que sus comentarios son demasiado exagerados y tópicos, pero personalmente creo que aportan el grado justo de compañerismo y de individualidad y que sus historias, si bien más insinuadas que otras cosas, se enlazan bien con la forma de ser que tienen actualmente.

Por otra parte, ¿a qué clase de monstruo pueden caerle mal una elfa pirómana, destructiva y acrofóbica y un bárbaro cauto y con aracnofobia? Punto negativo, eso sí: contando el número de puertas que hay en el juego, deberían haber puesto más líneas de diálogo al respecto o mantenerlos callados en esos momentos, porque esas frases llegaron a aburrirme hasta la náusea.



Mecánica

La mecánica de juego tal vez sea uno de sus aspectos más sólidos, aunque también es uno de los que más pueden llegar a quemar al jugador. Si combatimos cuerpo a cuerpo, nuestros movimientos se reducirán a bloquear con el escudo (gatillo izquierdo) y a golpear con la espada (botón X); si empuñamos el arco, en cambio, dispararemos con el gatillo derecho y haremos zoom con el izquierdo. En cualquier modo podremos disparar nuestro conjuro activo (de 4 que podemos llevar activables en la cruceta direccional) con el botón Y.

En Hunted no hay complicados combos ni grandes movimientos. La cuestión es encontrar el arma más bruta posible, armarse con pociones de salud y repartir mamporros guardando los conjuros para los enemigos más insidiosos (como los minotauros, los brujos corruptos o las horribles ninjas tenebrosas de marras).

El problema radica en la estructura de juego: pantalla con horda de monstruos, limpieza de pantalla, avance, pantalla con horda, limpieza, avance, vídeo, pantalla con horda, limpieza, avance. Etc. El caso es que el juego es lo suficientemente rápido (y breve) como para que la fórmula no llegue a aburrir del todo, algo que, por ejemplo, me pasó con el Arkham Asylum; pero, en realidad, la mecánica de combate es bastante pobre.


Al menos, y esto habla en su favor, al final del juego notaremos que la variedad de enemigos ha sido más que notable.

Árbol de habilidades

Este es otro de los puntos que se queda un poco cojo. Hay muy poca variedad y supongo que es uno de los ingredientes clave en que el combate acabe resultando tan simplón. La idea de pocas habilidades con modificaciones podía estar bien, pero que los 3 conjuros que hay tengan las mismas modificaciones y los niveles solo incrementen su potencia, resulta un poco aburrido. Y las habilidades de combate tampoco es que ayuden a paliar esto.

Si nos dignamos a explorar cada zona, eso sí, podemos encontrarnos Lágrimas de dragón, que regalan habilidades pasivas a nuestros personajes. Pero no son como estas de las que os hablaba, que son las que podemos configurar al gusto. Una lástima, porque hay juegos que nos están acostumbrado a árboles con posibilidades magníficas y es uno de los puntos en que más fácil se va a sentir decepcionado un jugador.


Gráficos

Los gráficos del juego están bastante bien. Tal vez no tanto en calidad de texturas, que son bastante normalitas para los estándares actuales (y el juego tiene un añito) aunque son bonitas y cumplidoras, pero las animaciones son realmente fantásticas. La forma de moverse de los personajes, por ejemplo, resulta muy realista; especial mención para los avances por zonas de transición (que se hacen interactuando con la zona) en las que los movimientos están cuidados al milímetro. Aunque en el caso de E'lara, aparte de realistas, están hechos algo sensuales y provocativos de más, eso sí. Qué forma de lucirle el culo. Esa parte tiene el Bayonetta's Seal of Approval.

Y a estos gráficos hay que añadir el fantástico trabajo artístico del juego. Los diseños de las ropas y de las armas, las mazmorras que muchas veces son tan oscuras que tenemos que prender una flecha y caminar medio a tientas por ellas; los paisajes abiertos y las ciudades... Los diseños logran dar una apariencia consistente al mundo de juego y animan a prestar atención a los detalles solo por cómo quedan en pantalla (recordemos que la historia es poco más que una excusa para llevarnos de pantalla a pantalla y seguir repartiendo leña). Un gran trabajo, sin duda.




Sonido y doblaje

Los efectos de sonido son correctos. Todo es como uno esperaría: los gritos, los ruidos quebrantes con los hachazos, los restallidos de los arcos... y, por si fuera poco, el juego está doblado al castellano. Y aceptablemente, cosa que, sinceramente, me parece toda una novedad. A veces me parece que las voces no se ajustan demasiado al sentido de la acción, pero en general sí. Este aspecto, sin duda, está muy por encima de lo que acostumbran a vender por estos lares.



El final

Creo que sobra decir que esta parte contiene spoilers, pero, por si acaso... ¡Hey, cuidado, este epígrafe contiene spoilers!

Primero, quiero decir que solo he visto el final malo. Me he pasado todo el juego con la elfa; soy más de juegos de tiros que de leches y, sencillamente, apañaba mejor con el arco. Y respecto a esto, en la versión de 360, al menos, hay un problema. Si un personaje prueba el Slerg, un líquido repugnante que da notables poderes pero corrompe al bebedor, al final del juego este personaje matará al otro en una secuencia que, he de decirlo, es muy cutre. El juego acaba y uno se queda con una ceja enarcada esperando que, tras los créditos, pase algo más. Que pase algo, al menos. El final bueno, en cualquier caso, está bastante bien y tiene referencias a partes anteriores del juego.


En cualquier caso, eso no disculpa la tosquedad con la que se cuenta el final malo. Creo que podrían haberle dado algo más de profundidad y, sobre todo, haberse currado más la secuencia. De verdad, es muy triste. En cualquier caso, por si alguno tuvo curiosidad por cómo era el final bueno y no lo buscó en youtube, aquí os queda. Bajo vuestra y cuenta riesgo.




Nota: 7,5. El juego está bien pero deberían haber cuidado más sus puntos más flacos: dar algo más de variedad al combate y al árbol de habilidades, sobre todo. Si de paso podían hacer un final algo más currado, tanto mejor. En cualquier caso, un juego entretenido, adictivo y unos personajes divertidos de escuchar.