Google+

viernes, 26 de agosto de 2011

¿Dónde está Laulau?

Como algunos ya sabéis, mi nula participación en el blog se debe a que estoy pasando un par de meses en Albacete. ¿Qué hago aquí? Trabajar. Os hablaría de mi trabajo pero últimamente se ha puesto de moda que las empresas de desarrollo de software nos hagan firmar a los programadores unas draconianas cláusulas de confidencialidad.

Hoy, vamos a hablar de Albacete. Albecete es una capital de provincia y tiene unos 170.000 habitantes. A diferencia de Vigo, aquí están todos juntitos en un núcleo urbano bastante compacto. La ciudad en sí tiene bastantes cosas malas y alguna buena.

Cosas malas:
1_Albacete es una ciudad más bien feocha. Tiene algunos edificios preciosos, como la construcción en la que se aloja la Cámara de Comercio o la Catedral, pero pocos más. Dicen los lugareños que distintas administraciones se encargaron de destrozar su casco histórico y todo edificio bonito. El problema es que han pasado los años y parece que nadie se ha decidido a poner remedio a esto. Resultado: una ciudad estéticamente poco agraciada. Para que los vigueses se hagan una idea, la mayor parte de Albacete es como Navia.
2_el constante desperdicio de agua. No entiendo como siendo una zona con constantes períodos de sequía y tanta agricultura, se pueden permitir el lujo de tener fuentes que elevan el agua a 8 metros o terrazas que vaporizan agua desde las 12 de la mañana hasta altas horas de la madrugada. Por no hablar de sus ineficientes sistemas de riego. Me quejaba de cómo se usaba el agua en Galicia hasta que llegué a esta ciudad. ¡Menuda forma de tirarla!
3_nada que hacer, nada que ver. Esta parece ser la constante. Los museos cierran todas las tardes de agosto y no abren los festivos. La mayoría de las tiendas cierran buena parte de la tarde. Tampoco tiene una buena cartelera de espectáculos, excepto en la feria. En Albacete, la única diversión que puedes encontrar es ir a la piscina. No hay nada más que hacer. Y creedme, tras semanas aquí, he buscado con ahínco alternativas de ocio. Albacete es una ciudad aburrida.
4_los horarios. No voy a mentiros, en Albacete hace calor, mucho calor. Yo lo llevo mejor que el calor de Vigo porque es más seco pero entiendo que a mucha gente le resulte incómodo. Ahora bien, las temperaturas no justifican bajo ningún concepto que las tiendas cierren desde las dos hasta las seis de la tarde. Cierto es que los centros comercianes y las franquicias abren pero os reto a encontrar un estanco abierto sobre las cinco. No, no fumo, es que las tarjetas de autobús las venden y se recargan en estos establecimientos. Personalmente, considero que estos horarios son demenciales y no se justifican. Madrid u Ourense tienen climas similares y a nadie se le ocurre cerrar hasta las seis. Por no hablar de los pobres empleados, que deben tener la peor jornada partida de todo el estado.
5_los aires acondicionados. Entiendo que hace calor y que es un gustazo entrar en un local y notar fresquillo. Pero una cosa es fresquillo y otra que te tengas que llevar un foulard y una chaqueta al trabajo, al cine, al centro comercial... estar a 40º fuera y a 20º dentro no es sano. Se abusa muchísimo del aire acondicionado injustificadamente, con el consecuente despilfarro energético. A nivel de salud, he tenido una conjuntivitis y ahora mismo estoy afónica. Que vale, tiendo a ponerme malita, pero no como consecuencia directa de un mal uso de los aires acondicionados.

Sin embargo, la ciudad también tiene cosas buenas:
1_los albaceteños. Son personas muy amables y dispuestas a ayudarte en todo lo que necesites. Como me pasa con la gente del sur, a veces me cuesta entenderlos porque tienden a vocalizar más bien poco. Pero lo dicho, en general, son un encanto.
2_el transporte. El transporte en la ciudad es limpio y barato. Vitrasa debería aprender. Es cierto que las rutas marcadas no son las más eficientes pero prefiero dar un par de rodeos y que el billete me cueste 50 céntimos a dar esos rodeos y que me cueste más del doble. El transporte a otras ciudades es igual de bueno. Como el Albacete no hay nada que hacer, los fines de semana hemos huido a Cuenca y a Valencia. Han sido viajes cómodos y bastante baratos. ¿A dónde es mucho más caro viajar? A Madrid.
3_el parque. Albacete tiene un par de parques preciosos y muy cuidados. Destaco el parque de Abelardo Sánchez. Aquí sí veo razonable el uso de agua. Es de lo poco que puedes disfrutar y es un más que razonable refugio ante las altas temperaturas.
4_los horarios. El sábado por la tarde todo cierra. Y me parece genial. Lo siento mucho pero veo más que razonable que los empleados de los comercios tengan parte de su fin de semana libre. En Holanda también pasaba y no era un problema. Ojalá en Galicia hiciesen lo mismo. Este empeño de tener las tiendas abiertas 24 horas al día me parece absurdo.

Resumiendo: Albacete no es una ciudad enfocada el turismo y tampoco intenta serlo. Por lo tanto, no es una visita recomendable.