Google+

lunes, 5 de julio de 2010

Breaking Bad, 1ª temporada - Vince Gilligan

Breaking Bad es una serie de la AMC sobre un profesor de química de instituto, Walter White, que está casado con Skyler, su mujer, que vuelve a estar embarazada; y tiene un hijo discapacitado, Walter White Jr. Si la serie empieza ya bastante dramática, el golpe de los primeros minutos de averiguar que Walter White tiene cáncer terminal de pulmón no la hace más llevadera. Breaking Bad es una sucesión de tragedias en la que el más horrible esperpento es capaz de sacarnos, alguna vez, una asentimental sonrisilla.


El caso es que, con todo perdido, Walter White, químico, se mete en el negocio de las metanfetaminas para, cuando muera, dejar en buena posición a su familia. El valor de quien no tiene nada que perder. Su colaborador, contacto y demás, será un viejo alumno suyo, Jesse Pinkman, un joven de pinta algo inquietante que lleva ya un tiempo cocinando cristal, que es como llaman a preparar meta.

La serie empieza con ellos en el desierto con serios problemas, con las pintas de la fotografía de arriba y entonces nos dibujan la historia mediante flashbacks hasta alcanzar ese momento en la historia.


La serie tiene muchos puntos muy cuidados.Para empezar, tiene un plantel muy bueno, los actores cumplen sobradamente con lo que se podría esperar de ellos, la historia se desarrolla a buen ritmo (los capítulos duran unos 50 minutos pero no se hacen largos). El aspecto visual está terriblemente cuidado y muchas escenas son tremendamente efectistas: los desolados paisajes donde cocinan, los enfoques alejados, las tomas largas —muy del estilo de The Wire—, la moralidad puesta en jaque... la serie juega muy bien sus puntos; es un hecho.


Breaking bad, avalada por público y crítica, a pesar de que no sea emitida en ninguna cadena pública, lo que le resta mucha capacidad de difusión.

Nota: 9. Poca cosa que criticar, aunque el final queda un poco el aire. La serie se estrenó en 2008 y vivió la huelga de guionistas, ofreciendo 7 capítulos de 9 previstos inicialmente. A algunos les cuesta un poco despegar, pero todos dejan una buena sensación; tal vez ciertos puntos de la serie, como el inicio en el mundillo de la meta, pecan de falta de realismo o de precipitación (en una serie, por lo demás, muy realista). No parece que el personaje pudiera hacer eso, supongo. De todos modos, la recomiendo completamente.

Siguientes temporadas:
2º temporada.
3º temporada.