Google+

lunes, 26 de julio de 2010

En el nombre del padre - Jim Sheridan

En el nombre del padre cuenta la historia de Gerry Conlon, un muchacho irlandés estereotipo rebelde al que su padre envía a Londres porque le ha tocado las pelotas al IRA. El caso es que allí se ve arrastrado por la marea de problemas y acaba siendo condenado a cadena perpetua por un crimen que no cometió. A partir de ahí, se mantiene la profundización en la relación que mantienen el padre y el hijo y en cómo una abogada intenta sacarlos de la cárcel.



En el nombre del padre es una película dura de dos horas y cinco minutos con un ritmo muy variable que a veces es frenético y a veces está casi completamente parado. No obstante, a pesar de ello, la historia es interesante y está magníficamente contada. Tiene unos personajes muy definidos y bastante cautivadores cada uno a su manera. Muchas escenas tienen un toque muy espectacular y dramático y, en general, la película consigue mantener esa cortina de humo depresiva en todo el metraje. Incluso al principio, cuando lo peor que nos enseñan es a ese Gerry Conlon pendenciero y borrachuzo, como buen tópico irlandés, todo parece empañado por la depresiva tristeza que inundará el resto de la película.

Una música bastante más que aceptable con canciones de Bono y Gavin Friday, una puesta en escena muy apropiada, algunas ideas realmente grandes como el puzzle o el cambio que se tercia en Gerry en la cárcel, etc. hacen de ella una buena película, aunque personalmente yo haya escenas enteras que hubiera reducido considerablemente.

Nota: 7. Tiene partes que me parecieron, honestamente, demasiado aburridas. Pero el resto lo compensa con creces.