Google+

viernes, 19 de abril de 2013

Sobre el número de temporadas de las series

Lo cierto es que muchas veces se leen comentarios en la red que pasan imperturbables de un usuario a otro. Uno de estos comentarios es que las series no deberían exceder las cinco temporadas (visualizando esto de forma puramente artística, ojo, abstrayéndonos del hecho evidente de que son un modelo de negocio y que mientras triunfe, a su cadena le interesará monetariamente mantenerla en pantalla).

Bueno, vale, aceptamos que esto es pasarse.

¿5 temporadas por serie?

No sé de dónde sale el número ni cómo se originó el mito, aunque supongo que The Wire, piedra filosofal del mundo de las series donde las haya, tuvo mucho que ver. 5 temporadas son, en realidad, suficientes para contar casi cualquier historia, para detallar los personajes tanto como se quiera; es cierto, ¿y qué?

Los Soprano tiene 6 temporadas todas ellas muy grandes, Los Simpson llegaron con brutal frescura y contundencia a superar la primera decena de temporadas (yo también creo que luego fueron perdiendo y que más tarde fueron Padredefamiliarizándose, pero lo cierto es que superaron con mucho esa supuesta franja de no retorno, ese Rubicón tras el que, parecen decir, solo hay desastre), y podría añadir otras, aunque la fórmula se les quemó, a unas más y a otras menos, en torno a la quinta o la sexta.

Personalmente, no obstante, no creo que haya una barrera mágica. Está claro que cuanto más larga es una serie mayor esfuerzo se necesita por mantener la calidad, no repetirse, seguir sorprendiendo y ser coherentes. No escribas un libro de 800 páginas si tienes material para llenar bien 40 porque el libro, en conjunto, será una basura. Es lo que hay. Con la televisión pasa lo mismo. El problema es que muchas veces no es la calidad de la serie lo que importa, claro; es la rentabilidad que se pueda sacar de la misma, algo que entiendo perfectamente, pero que creo que se sale completamente de la máxima de las 5 temporadas.

Aceptando una valoración económica como razón para mantener una serie, el número de temporadas que debería rondar como máximo una serie es: «todas aquellas que permita o interesen a una cantidad de público suficiente como para mantenerlas en pantalla». Yo, personalmente, amante del arte por el arte, prefiero que las obras acaben cuando me gustan de verdad, que me dejen con ese anhelo de haber visto un poquito más (y no hablo de tijeretazo de cancelación, que os conozco) antes que abandonar una serie por puro hastío, cosa que en los últimos años me ha pasado con varias series que había seguido fielmente (¿retomaré algún día Cómo conocí a vuestra madre, SupernaturalThe big bang theory, Mad Men o Dexter? La verdad es que sacando la última, lo dudo horrores, y dudo con esa). Me gustaría que las series acabasen por motivos argumentales y no como parte del negocio puro.

Lo de las 5 temporadas es claramente una generalización y como toda generalización se deja casos en el tintero. Me parece loable concebir series que puedan durar con su calidad intacta durante 10, 13 o 20 temporadas, pero lo cierto es que cada vez, cada capítulo que pasa, es más fácil iniciar la cuesta abajo y acabar cayendo en un picado mortal hacia la nada. Allí donde caen las comedias de la CBS a las que nunca saben cuando decirles, «hasta luego y gracias por el pescado». Allí donde Penny, Sheldon, Ted, Barney y compañía se reúnen con Don Draper.