Google+

viernes, 26 de abril de 2013

Revenge (2ª temporada) - ABC

Ha pasado un año entero y el verano ha vuelto a los Hamptons. Con él, nos reencontramos con Emily, Daniel, Conrad, Nolan y demás personajes envueltos en una trama de venganza que pocos de ellos conocen.




Como ya te contaba en la reseña de la primera temporada, la serie se había resentido al estirarla para que durase dos temporadas. Y en algún momento de enajenación mental alguien decidió renovar Revenge por una tercera temporada y así murió la serie. Tramas sin sentido, familiares de los que nadie había hablado hasta ese momento y que aparecen y desaparecen en un mismo capítulo, personajes que primero son buenos, luego son malos y después vuelven a ser buenos, todo esto en una temporada y mil despropósitos más que han hecho que esta serie vaya en caída libre. A partir de aquí, empiezo a despellejar este horror de temporada a base de spoilers.



Los personajes:
— pensaba yo, en mi eterna inocencia, que en la ABC serían tan valientes como para cargarse a Victoria. ¡Pues no! Porque la ABC jamás dejaría que esto pasase, aunque los guionistas tuviesen las narices de plantear tal cosa. ¡Nunca! Y así volvió Victoria, con una trama pillada por los pelos, como todas las tramas de esta temporada.
La lista de personajes que esta temporada no deberían estar es larga: heredamos al maestro místico de la venganza de Emily de la primera temporada y añadimos a su compañero de entrenamiento. Porque Emily, además de necesitar al maestro místico de la venganza para que le safase el culo, también necesitaba un compañero del que enamorarse y que le safase el culo también. A ver si os creíais que era una persona capaz e independiente. Insoportable Aiden. El caballero andante llegado para vengar a su hermana y a Amanda... ese chico duro a la par que sensible que nadie soporta.
Más petardos... Amanda. Si ya no era muy soportable la temporada pasada, esta se ha lucido. ¿Lo mejor de todo? Encauzarla un poco, hacer que empiece a molar y matarla.
Y Padma, a la que deberíamos compadecer... pero no. Porque el eterno juego de "ahora soy buena, ahora no" hace que el personaje nunca acabe de cuajar.



Las tramas que a nadie le importan:
— a nadie le importa la trama de los hermanos Ryan contra los Porter. Ni la hermana de Aiden. La única trama que interesa es la de la venganza de Amanda pero como esa la hemos estirado más de la cuenta y no sabemos que hacer con ella, vamos a meter con calzador todas las tramas absurdas que podamos, así rellenamos metraje. Y de paso, aburrimos mortalmente al espectador que acaba dejando la serie o usándola para unas provechosas siestas.



A ver señores, ¿en qué estábamos pensado? Porque tener un producto tan entretenido entre manos y convertirlo en un coñazo ha tenido mérito. Y mucho. El nivel de inutilidad es tal que parece propio de politicuchos españoles.

Nota: un 3. Mira que era difícil cargarse todo lo bueno de la serie para sólo dejar lo malo, pero lo han conseguido.