Google+

martes, 28 de septiembre de 2010

Mentes Criminales, 2ª Temporada

La verdad es que esta serie pierde fuelle. Podría parecer que conociendo mínimamente a los personajes y estando ya inmersos en el modus operandi de la unidad, uno se sentiría más cómodo y esto daría más libertad y posibilidades al equipo guionista, dándoles mayor manga para el desarrollo de tramas.

Pero no. Todo mentira.


Esta segunda temporada es mucho más torpe, menos interesante y los casos son más exagerados, politizados (a bien o a mal) y cogidos por los pelos. Carecen de todo carisma o intriga. No sé qué decir, la verdad.

La intro sigue siendo la misma de la primera temporada. Sobria y corta; podríamos decir «cutre», es cierto, pero cumple, por decepcionante que sea la música (sobre todo contando lo buena que es la banda sonora de la serie, en general). Los actores siguen haciendo un buen papel —Mandy sobre todo—, y el asesino que cierra la temporada mola conceptualmente. En sus dos capítulos. De los últimos capítulos de la temporada, sólo se salvan los dos últimos que retoman cierto interés, el resto son un suplicio.

En el capítulo 1 de la tercera, según vi en internet, Mandy deja la serie. Ese será el punto en que la abandone, así que ya no habrá más comentarios al respecto. Una lástima, Hotch molaba; pero la serie perdió lo que hacía que fuese interesante.

Nota: 5. Cumple. Sin más. Hay docenas de cosas mejores para ver.

Mandy Patinkin deja la serie.
Al dejarla se fue a Dead like me, una serie infinitamente mejor que esta temporada de Mentes Criminales que, para disgusto del señor Criterio, desapareció en el limbo de las series que no consiguen atraer a suficiente público.