Google+

jueves, 30 de septiembre de 2010

The Wire, 4ª Temporada - HBO

¿Qué puedo decir? The Wire alcanzó la perfección a mediados de su primera temporada y esta temporada, como las demás, sólo se mantiene ahí. En la cúspide. Porque puede. En la primera nos presentaban los barrios bajos de Baltimore oeste, en la segunda el puerto, en la tercera Baltimore este más una pequeña introducción a la política de la ciudad y en la cuarta nos hacen caer de lleno en esta política; corrupción, promesas, favores, mentiras, traiciones...



Contiene spoilers hasta el inicio de la cuarta:
Los acontecimientos de la tercera temporada han cambiado mucho el panorama. Ascensos, expulsiones, separaciones, acercamientos, correcciones... el panorama en el que empieza esta temporada se parece entre poco y nada al que nos mostró el inicio de la serie. McNulty parece una persona nueva, es feliz y considerado; Kima y su pareja lo han dejado; Cedric, que ha profundizado en su relación con Ronda sigue su escalada lenta e imparable; Prez, expulsado de la unidad por matar por error a otro policía, da clase a los niños de los suburbios; los Barksdale han desaparecido y la organización de la que Stringer era parte importante es la que ahora dirige el cotarro con Proposition Joe al mando. 


Y con toda la serenidad y la coherencia que esta serie muestra en cada uno de sus capítulos, la trama se sigue desarrollando; sigue exhibiendo una galería de personajes creíbles y lógicos, dentro de sus propias formas de ser; una trama de lujo donde las piezas interactúan como pequeñas partes de un exquisito todo. La cuarta temporada sigue siendo una perla en el panorama de las series. Una obra que nadie debería dejar pasar.

Nota: 10. ¿Qué le vamos a hacer? Es la serie perfecta.