Google+

domingo, 28 de febrero de 2010

Moon - Duncan Jones

Este fin de semana vi esta película de ciencia ficción, dirigida por el hijo de David Bowie, que nos presenta una historia interesante, con ritmo lento pero no aburrido y con unos escenarios bastante trabajados, aunque con un abusivo uso de maquetas.



Argumento: Moon nos presenta a Sam Bell, un trabajador del proyecto LUNAR que se dedica a extraer Helio 3 de la cara oculta de la Luna durante un tiempo firmado de tres años. Atrás ha dejado a una mujer embarazada de su hija y con la que añora volver. En su base, Sarang, sólo le acompaña un robot llamado GERTY que está allí para ayudarle y protegerle, según sus propias palabras. Luego, Sam empieza a tener visiones y sufre un accidente fuera de la base.



Sam se despierta en la base, está con GERTY, que le dice que se está recuperando de las heridas de un accidente. Cuando escucha subrepticiamente un comunicado en el que se le dice a GERTY que no le dejen salir de la base y que enviarán un equipo a reparar el cosechador de He 3, Sam daña un conducto de gas para convencer al robot de que le deje salir a hacer las reparaciones. Cuando sale se dirige al cosechador y encuentra un vehículo accidentado, entra y encuentra a un hombre allí, un hombre igual que él. Y se lo lleva de vuelta a la base.

Toda la película se basa en las relaciones entre ellos, en sus pensamientos y reflexiones. Y allí, de fondo, está GERTY, un robot con una mirada actitud optimista y amistosa. Todo dentro de una nave de estética bastante sobria y en una envoltura de agradable música instrumental.

Nota: 7,5. A grandes rasgos es una historia hermosa, interesante, la ciencia está bien tratada y la película en sí es recomendable. Las escenas con maquetas, si bien fueron muy típicas de las películas de ciencia ficción, a día de hoy y tal como fueron rodadas, me parecieron - como mínimo - un poco pobres.