Google+

viernes, 1 de agosto de 2008

Bomberman [DS]

Si bien suelo jugar en el PC (core 2 duo T7500 2.0Gh, 2 Gb RAM y Gforce 8600M GT, portátil), a veces juego en otras plataformas. Y hoy, contra todo pronóstico, os voy a hablar de un juego (un clásico) al que he jugado en una consola cuya marca, para mí, es sinónimo de infantil.

Bomberman es una saga de juegos de la empresa Hudson desarrollada para consolas Nintendo (aunque puede que haya tenido algún escarceo, no me he interesado tanto por el tema, para otras plataformas), consistentes en un mapa más o menos laberíntico con enemigos que matan al protagonista con solo tocarlo y que, al igual que las piezas rompibles del mapa, son destruidos con bombas, que son el gran recurso táctito ofensivo del personajillo que manejamos.

Bomberman NO tiene argumento, Bomberman NO tiene variedad, NO tiene (apenas) estrategia, Bomberman no tiene NADA, pero es divertido; algo que todos los cabezas cuadrada que dicen que Assassins Creed es un mal juego en tanto que es repetitivo, olvidan que ellos han jugado a juegos como Sonic, Bomberman o Alien 3, que también eran todo lo mismo, pero en fin... me alejo de la intención del post.

Bomberman es un juego simple, rápido, para jugar 15-20 minutos, y que se acaba en 3 ó 4 horas. No más, si no, aburre. Es el clásico juego al que echas una minipartidilla cuando en ese juego al que dedicas tu esfuerzo te ha humillado un par de veces y has salido frustrado de la aplicación. Bomberman es un vehículo escoba del ciclismo, es un camillero en la II G.M. Nunca será un protagonista, solo un secundario divertido.

Para DS incorpora la segunda pantalla a modo de "banco de objetos", salvo en fases boss, con lo que le da un nuevo toque ligeramente estratégico de repartición de poderes. Y nada más. Lo demás es más de lo de siempre, en parte por las dificultades inherentes a cambiar un Bomberman y que siga teniendo algo que ver con sus predecesores, supongo; pero, en cualquier caso, sigue aportando lo mismo que aportaba en 1983, un juego desenfadado con el que desestresar 10 minutos. Ni más ni menos. Que es, a grandes rasgos, lo que acostumbra a ofrecer Nintendo, suplentes más o menos entretenidos, dejando el equipo titular para Sega, Sony y Microsoft, cronológicamente hablando.

Como curiosidad: al parecer, según pone en Wikipedia, le intentaron dar trasfondo para N64 y, obviamente, fue un truño. Hay juegos que necesitan historia y juegos que no pueden soportarla, y no hay que ser demasiado perspicaz para darse cuenta de que Bomberman no pertenece al primer grupo. Pero en fin...