Google+

miércoles, 13 de febrero de 2013

Lincoln - Steven Spielberg

Pongo a Dios por testigo, así, en plan Scarlett O'Hara, de que he intentado moderar mi opinión en la medida de lo posible, pero esto es lo que hay.


Lincoln es un tostón de pura cepa, con denominación de origen y todo. Ciertas cosas de las que parecen obligatorias en una película de Spielberg están ahí: se ha rodeado de un plantel de actores brillante y que tenga una puesta en escena soberbia, se espera también una cierta competencia como director y una historia entretenida (aunque la verdad es que cada año que pasa creo que esto último se espera en menor medida). Pero Lincoln falla incluso en lo que se podría esperar para el director. Y es que todo Lincoln es una excusa lastimera para fabricar una película ganaOscars.

El discurso de Lincoln es extremadamente actual, un Lincoln de pantomima, como aquellos espartanos que estaban en contra de imponer las cosas porque había que luchar por la libertad y aquella mujer que iba a hablar de política. Pues algo así. Sacando que son dos películas completamente diferentes y que, sinceramente, no creo que se deba pedir la misma seriedad al estilo. Lincoln combina lo peor de varios mundos: por un lado tenemos una película lentísima en la que uno, con un poco de fe, puede suponer que en cuanto empiecen a discutir nos conquistará con su oratoria y crudeza; una película que parece incapaz de despegar en el ambiente que han decidido imponerle. Por otro lado tenemos una película descafeinada, con un Lincoln sin fuerza narrativa, destemporaneizado... lo que termina por quitarle su verdadero poder y dejándonos a un personaje que, aunque soberbiamente interpretado por un Daniel Day-Lewis, que se merece todos los halagos que se le hacen; no es capaz de decir gran cosa.

Con todo esto, nos queda una película bastante vacía, salvo por su vestuario, maquillaje y reparto, en la que incluso la dirección de Spielberg resulta algo insulsa, que sin ser mala no es capaz de generar un valor añadido para la película, que transcurre sin pena ni gloria produciendo un considerable aburrimiento.

Nota: 4. La calidad del reparto, aunque muchos de los secundarios no tienen verdadera ocasión de brillar, sobre todo de un Day-Lewis imparable, la fotografía y la dirección artística salvan un poco los muebles de una película que no entiendo que pueda gustar fuera de las fronteras del país para el que fue concebida.

Otras películas de Spielberg:
Caballo de batalla.
Jurassic Park.
Indiana Jones: en busca del arca perdida.