Google+

martes, 26 de febrero de 2013

Bestias del sur salvaje - Benh Zeitlin

Hushpuppy es una niña de seis años acostumbrada a cuidar de sí misma. Sin madre y con un padre alcohólico y que se niega a vivir con ella, Hushpuppy se ha convertido en una pequeña superviviente. Algo que le valdrá de mucho cuando el agua empiece a subir y cubra gran parte de la isla en la que vive.




Seguimos con la ya larga lista de película que hemos visto para los Oscars de 2013. «Bestias del sur salvaje» no es la mejor ni la peor de ellas, ha sido entretenida de ver y con una historia dura e imaginativa que trata el maltrato infantil con una dureza que pocas veces vemos en el cine. Y como supongo que querrás leer sobre la jovencísima nominada al Oscar que protagoniza esta cinta... ¡dentro reseña!


Los personajes:
— Hushpuppy (Quvenzhané Wallis): acostumbrada a cuidarse a sí misma y con un padre convencido de que la mejor forma de enseñar a su hija es a golpes, Hushpuppy se vale de su poderosa imaginación para salir adelante.
— Wink (Dwight Henry): alcohólico y enfermo, está obsesionado con que su hija se valga por sí misma, sin tener una visión realista de la edad de la pequeña. La tormenta que se cierne sobre ellos no hace más que acuciar todos sus miedos.


Los actores:
— muy merecida la nominación de Quvenzhané Wallis. Muy fan de nominar los trabajos de los actores sin tener en cuenta su edad. Si se lo merecen, bien está la nominación. La niña hace un trabajo estupendo con un papel nada fácil.
Buen acompañante es Dwight Henry, que lo da todo para interpretar a un hombre que deja mucho que desear.


El guión:
— me gusta esa mezcla de guión duro y realista con cierto toque fantasioso por parte de la mente de Hushpuppy. El contraste entre el mundo creado por Hushpuppy y el infierno en el que habita su padre es una delicia. Porque «Bestias del sur salvaje» es, entre otras cosas, una película sobre la extraña relación que tiene padre e hija. Otro punto interesante del guión es la fuerte negativa de Wink a dejar su casa y su tierra. Una tierra destrozada por la tormenta que ya no es un lugar seguro para él y para su hija. Pero él no quiere verlo. 

El único problema que le vemos es que, para durar 93 minutos, sí tiene partes que se hacen aburridas y excesivamente largas.
Sin ser mala, podría estar mucho mejor. Escribiendo sobre ella, no puedo evitar pensar que tiran de escenas duras u oníricas dejando de lado una trama más bien sencillita.



La dirección:
— menuda campanada que ha dado Benh Zeitlin con su primer largometraje. Sin ser una obra maestra de la dirección, sí es un buen trabajo. Desde luego, espero mucho de este chico y estaré atenta a sus próximas películas. Planos largos y estáticos y mucho primer plano son las primeras características de un director que innova tímidamente. Ya veremos si se suelta con los años o si cae en la dirección en serie que tanto parece gusta en el Hollywood de nuestros días. De momento, este chico promete.

Nota: un 6,5. Podría estar mejor pero es una buena película que cubre bien sus carencias.