Google+

martes, 18 de septiembre de 2012

Mejor... imposible - James L. Brooks

Melvin es mala persona. Es egocéntrico, está lleno de prejuicios y cree que todo debe girar a su alrededor. Su trastorno obsesivo compulsivo tampoco le ayuda a la hora de relacionarse con los demás.


La verdad es que recordaba esta película más divertida pero bastante peor. Los años me han demostrado que ya no me hace tanta gracia pero que me gusta mucho más. ¡Las cosa que hace la edad! Te cuento por qué deberías dedicar una ratín para disfrutar de Melvin, Simon, Carol y Vendrell.


Los personajes:
— Melvin: el trastorno obsesivo compulsivo que sufre lo ha convertido en un hombre aislado, amargado, cruel y que espera que todo el mundo comprenda su enfermedad y satisfaga sus necesidades. La única persona por la que parece preocuparse es Carol, la camarera que le atiende todos los días. Esta preocupación no es desinteresada, Melvin necesita que sea ella quién le atienda y no otra, para poder comer.
— Simon: vecino gay de Melvin, está harto de soportar sus chistes homófobos y de su manía de maltratar a Verdell, su queridísimo perro. Sin embargo, cuando recibe una brutal paliza, es Melvin quien cuida de Verdell.
— Carol: ha tenido la «suerte» de convertirse en la camarera favorita de Melvin, sin la que no puede comer cada día. Carol tiene un hijo con un asma muy severo, al que su madre cuida mientras ella trabaja.

Como habrás podido deducir por la descripción de los personajes, todo ser inteligente con trato con Melvin lo odia a muerte.


Los actores:
— a estas alturas no sabría decir si Jack Nicholson es un buen actor o si hace muy bien un único papel. Melvin es un hombre desequilibrado, irascible e histriónico. Pero como Nicholson cumple perfectamente con este estereotipo, a mí me vale. De hecho, tiene un Oscar por este papel.
Me sorprende que Greg Kinnear no tenga más reconocimiento cuando me parece el mejor actor de la película. Puede que sea problema de elección de papeles pero es realmente brillante.
Helen Hunt es el adorable contrapunto a la actuación de Jack Nicholson. Mesurada, tranquila, entregada... hasta que las payasadas de Melvin la sacan de quicio.


El guión:
— la historia es preciosa y entretenida pero no intentes verla con ojo demasiado crítico ¿Un obsesivo compulsivo que apenas sale de casa y que empieza a ver sus síntomas mitigados gracias a un perro? Me temo que no. El trastorno mental de Melvil es sólo el hilo conductor de la película junto con su obsesión por Carol. No esperes un retrato realista de la vida de las personas que sufren un TOC.
De todas formas la película es entretenida, divertida y fácil de ver. Los personajes son muy carismáticos y la historia tiene un gran ritmo. Muy recomendable.

                                        De viaje con Melvin... ¡planazo, chicos!


La música:
— es grandiosa. Claro, es de Hans Zimmer, garantía de calidad, al menos para mi gusto. Es una delicia cómo la extraña forma de caminar de Melvin se coreografía con la música. ¡Genial!


Curiosidades:
— cuando Jack Nicholson subió a recoger el Oscar por el papel de Melvin, lo hizo imitando la forma de caminar del personaje.



— John Updike respondió lo mismo que Melvin cuando le preguntaron cómo hacía para describir tan bien a las mujeres. Los guionistas decidieron copiarlo.

Premios:
— Helen Hunt y Jack Nicholson recibieron sendos Oscars por su actuación.


Nota: un 7,5. Es una buena película para pasar un rato entretenido.