Google+

domingo, 2 de noviembre de 2008

Swamp Thing

He empezado a leer La cosa del Pantano: Génesis Oscura, un tomo recopilatorio de las primeras aventuras de esa masa de compost con ranas y raíces.

Una imagen de John Totleben

En primer lugar me ha sorprendido ver el tono en el que se cuenta, tan triste, metafórico e incluso poético, un vocabulario enormemente trabajado que insiste e insiste en la desolación y en el relativismo de las cosas. Pese a esto, y también sorprendente por la inexorable comparación, nos encontramos con la pobreza argumental: accidente con nuevo medicamento y poderes al canto. Joder, leyendo unos cuantos comics podríamos llegar a la conclusión de que lo mejor que te puede pasar es sobrevivir a una hecatombe nuclear, química o biológica.

El dibujo es americano europeizado (típico de Vertigo: The Sandman, Hellblazer y demás), esto es: infinitamente más difícil de hacer que la estética manga (que sí, que hay mangakas que trabajan el dibujo hasta parecer realista, y me parece muy bien; también hay japoneses que hablan español y no caracterizamos a Japón como un país de habla hispana), y aprovechándose del juego de luces y sombras para acompañar el juego de claroscuros del guión.

En esencia, pese a ser la parte previa al señor Alan Moore, que elevó esta serie a su máximo exponente, Swamp Thing ya mostraba parte de su potencial; tal vez con menos lucidez de la que podría haber hecho gala otro guionista, pero, desde luego, quedando muy por encima del cómic medio.