Google+

sábado, 8 de noviembre de 2008

George R.R. Martin - Tormenta de espadas

Y he terminado al fin esta tercera novela de la colección Canción de Hielo y Fuego, una obra de fantasía medieval oscura, dramática y violenta. En esta tercera parte, que ha supuesto un enorme cambio respecto a la, en mi opinión, aburrida precursora, Choque de Reyes, devolviéndome la emoción y la intriga que pude encontrar en las páginas de Juego de Tronos, el libro que daba inicio a esta trepidante serie.


En este volumen se continúan las historias de los personajes que ya nos han presentado y siguen vivos, y se nos presentan a otros nuevos, mientras que Jaime Lannister y Samwell Tarly alcanzan el codiciado rango de Poseedor de capítulo propio, sumándose a Jon, Bran, Davos y compañía.

Trama y argumento:

La guerra se acerca a su fin, con Renly muerto y Stannis reducido a Rocadragón; tan solo el joven Lobo, en las tierras de los ríos, sigue plantando cara a las garras del León. Tras la noticia de las muertes de Bran y de Rickon, Catelyn libera a Jaime Lannister y ordena a Brienne de Tarth que lo devuelva sano y salvo a Desembarco del Rey, a cambio de sus hijas, Arya y Sansa, desatando todo tipo de iras.

La vuelta de Robb Stark, el Rey que nunca se equivoca, derrumbará un mito y avivará otro. Si bien el joven rey perdona a Catelyn por su traición (la liberación de Jaime), la engatusa para que ella le perdone a su vez por haber faltado a su promesa de tomar como esposa a una doncela Frey, habiéndose casado con una Westerling, una casa vasalla de los Lannister. Y es que, como en tantos otros momentos en CdHyF, tiran más dos tetas que dos carretas. Este fallo de Robb es su primer error, de un total de dos.

Por su parte, Bran se dirige al Muro, en busca del cuervo de tres ojos, acompañado de los Reed y de Hodor. Sus poderes mejoran por momentos, pudiendo apoderarse ahora del gigante retrasado y, por qué no, insinuando, con ello, que su poder podría ir a más. Un mentalista, vaya.

Jon sigue con los salvajes, se enamora de Ygrette, hacen el amor una y otra, y otra, y otra vez, muchos días, hasta que los salvajes saltan el Muro. Así, tal cual. Pasado el Muro, Jon decide que el momento de volver con la Guardia ha llegado y, aunque enormemente apenado por dejar atrás a la mujer que ama, vuelve al Muro, como dicta su deber como Guardia de la Noche. Al llegar se encontrará un Castillo Negro semiabandonado en el que sólo quedan los tullidos y los hombres más verdes, y será con esta gente con quienes defienda, victoriosamente, el Muro contra las hordas de Mance Rayder: un ejército desgarbado y desorganizada que solo cuenta con el número. La astucia, el Muro y la suerte, permitirán que el Castillo aguante frente a la oleada de los salvajes.

Durante este periodo, el reducto de Guardias de la Noche en el Puño de los Primeros Hombres ha sido arrasado por los Otros. Los supervivientes han ido al Torreón de Craster, donde varios de los supervivientes, acaban matando a Craster y a Jeor Mormont, dejando a la Guardia en una situación terriblemente precaria. Samwell Tarly huye con Elí, una de las hijas-mujeres de Craster hacia el Muro.

Los Frey, aceptando las disculpas de Robb por su afrenta, concertarán un matrimonio entre Edmure Tully y Roslin Frey, la más bella de las hijas de la familia. Será durante ese banquete de bodas cuando los Frey maten a Robb y a Catelyn, acabando con el único hombre que, en ese momento, mantiene la guerra contra la Casa Lannister, todo bajo un plan maestro trazado por Tywin Lannister. En ese momento, Arya estaba a punto de reencontrarse con su madre, quien ya conocía la actual situación de Sansa y desconocía la de Arya. No obstante, con el revuelo en el castillo, el Perro, que es quien ha llevado a Arya Stark hasta allí, tras arrebatársela a Beric Dondarrion, quien a su vez había atracado al Perro, para cobrar una recompensa o para servir a Robb, dado que si ahora lo cogen los Lannister, le van a dar a base de bien. Tras huir, se dirigen al este, alejándose de Los Gemelos, enfrentándose a las mil y una peripecias típicas de los capítulos de la doncella Lobo.

Mientras, en Desembarco del Rey, Tyrion se despierta sin ocupar el cargo de Mano, dado que ha vuelto su padre, Lord Tywin, quien después nombrará Consejero de la Moneda a su deforme y enano hijo, enviando a Petyr Baelish a Nido del Águila, donde tendrá que cortejar y ganar para su causa a Lady Lisa. Así seguirán las cosas, con él como Consejero de la Moneda, tirándose a Shae siempre que puede, mientras Cersei (la puta de su hermana, amante de Jaime Lannister que ahora, en ausencia de este, se está follando a Lancel y a Osmund Kettleback, al menos) le va arrebatando sus contactos y aliados a base de dinero, sobornos, sonrisitas y, tal vez, según insinúa el recién nombrado Ser Bronn, a base de coño. Y las cosas siguen así hasta que Tywin explica a Tyrion que lo va a hacer casar con Lady Sansa Stark, para optar a herencia en caso de muerte del joven Lobo, con lo cual todos los territorios, casi, quedarían pacificados.

En este momento, Jaime y Brienne son capturados por miembros de la Compañía Audaz, los sangrientos mercenarios que trabajaban para los Lannister y que se vendieron a los norteños a la primera de cambio. Cuando llegados a Harrenhal, castillo que actualmente ocupa la Cabra, Vargo Hoat, tras que Lord Bolton le haya cedido el castillo, cortan la mano derecha de Jaime; su historia cambia radicalmente. Sus heridas son atendidas, sobrevive, pero cambia. Jaime era su destreza y fuerza con la espada, Jaime valía lo que valiese su mano derecha; sin ella no vale nada, sin ella no es Jaime... y así, Jaime cambia. Jaime y Brienne acabarán volviendo a Desembarco del Rey, donde se encontrarán una extraña escena.

Tyrion se ha casado con Sansa Stark y, aunque se ha portado de forma indudablemente respetable, aunque es el menos cabrón de todos los Lannister, aunque es, en general, una buena persona, aunque es astuto e inteligente, las cosas se le tuercen. Más. Se siguen torciendo hasta volverse insoportables y, en ese punto, Joffrey Baratheon va a casarse con Margaery Tyrell. Con motivo de la boda que unirá finalmente a las familias Lannister y Tyrell vienen invitados de muchísimas casas, entre ellas de la casa Martell, acérrimos y eternos enemigos de los Tyrell. El enviado de los Martell será Oberyn, la Víbora Roja, un experto en venenos que, hace años, dejó tullido al actual heredero Tyrell. Pese a la obvia provocación, las cosas se suceden sin más tensión de la necesaria hasta el día de la boda, en la que Joffrey Baratheon muere envenenado entre los brazos de su madre, tras que Tyrion le haya servido el vino; razón por la que es acusado y encarcelado, tras la huida de Sansa con la ayuda de Ser Dontos, quien la lleva junto a Lord Petyr Baelish.

Este es el pastel que se encuentra Jaime al llegar y follarse a Cersei junto al cadáver de su hijo, en el septon. Una escena un tanto dantesca, ya. Tywin le pide a Jaime que abandone la guardia para heredar Roca Casterly y Jaime, el nuevo Jaime, se niega; lo que le acabará costando un padre al que llamar tal, una hermana, una amante, un reino y un hijo; lo que le llevará a decir: "y aún hay quien dirá que los Lannister ganamos la guerra", en un pasaje cargado de tristeza.

Davos, tras haber sido encarcelado por traición y amenazado por un Florent, es nombrado Lord Mano de Stannis Baratheon y seguirá siendo la única persona justa, honrada y lógica de todos los ejércitos del rey Stannis. Aprende a leer y, en el último momento, convence a Stannis de mandar a sus hombres a ayudar a la Guardia de la Noche, razón por la que aparecen allí.

El juicio contra Tyrion se desarrolla totalmente en su contra, sin que nadie intente ni siquiera escuchar sus palabras o su argumentación, hasta que Oberyn Martell le ofrece luchar como su campeón en un juicio por combate. Dado que no le queda otra alternativa, Tyrion pedirá juicio por combate y Oberyn Martell se enfrentará cuerpo a cuerpo con el hombre que violó y mató a su hermana Elia, tras estampar la cabeza de su bebé contra una pared, Ser Grego Clegane. El combate será, probablemente, una de las escenas más épicas de la historia, aunque al final quedará Oberyn Martell muerto y Gregor moribundo, gritando agónicamente durante días, envenenado con una sustancia desconocida.

Y al Muro llega Jano Slynt, enviado por Tywin para adueñarse también de la Guardia de la Noche, quien acusa a Jon de traidor y cambiacapas y pide, para demostrar su inocencia, que le traiga la cabeza de Mance. Durante esta misión, totalmente suicida, pasará algo inesperado cuando los ejércitos de Stannis Baratheon carguen y planten batalla contra los salvajes, permitiendo la captura de Mance y de tantos otros.

Jaime libera a Tyrion tras decirle que le mintió con lo de Tysha (la primera esposa de Tyrion). Tyrion furioso, le contesta que fue él quien mató a Joffrey mientras Cersei se follaba todo lo que se movía. La drástica separación de los dos hermanos, mediada por Varys, terminará con la muerte de Lord Tywin quien es asaetado en la ingle mientras se encuentra en el retrete. Luego, Tyrion huye dejando atrás a Shae (que ha declarado contra él en el juicio) y el cadáver de su padre.

Pese a todas las intrigas de Tywin, es Jon Nieve el nombrado Lord Comandante de la Guardia de la Noche, por mediación de las mentiras de Samwell Tarly. Este hecho se produce justo después de que Stannis Baratheon y Melissandre de Asshai le hayan propuesto abandonar la Guardia, ir con ellos, casarse con la hermana menor de la mujer de Mance Rayder, y ofrecerle Invernalia como pago por hincar la rodilla ante Stannis.

Lord Petyr Baelish se ha llevado a Sansa consigo y la hace llamar Allayne, para que nadie sepa quien es. Llegado el momento se casa con Lysa Arryn y viajan al Nido de Águilas. Allí, tras besar a Sansa, y tras que Lysa amenace a Sansa con tirarla desde una altura de doscientas varas, Meñique calma a su esposa ante Sansa y el bardo Marillion, justo antes de lanzar a su esposa desde lo alto de la torre y acusar de tal acto, ante la guardia, a Marillion.

En un epílogo se mostrará que Thoros de Myr ha resucitado a Catelyn Stark.

Daenerys:
Esta mujer, como siempre, vive su historia aparte. Consigue muchos esclavos, arrasa medio continente y ya. Hale. ¡Ah, sí! Resulta que el viejo que la siga es Barristan el Bravo y en su último capítulo destierra a Mormont por haber vendido información suya al principio de la historia, cuando apenas se conocían.


Los personajes se desarrollan más en esta novela que en las dos anteriores, la historia alcanza unos clímax muy notorios de acción e intriga y deja todas las historias a punta de caramelo. Lástima que los caramelos que quiero probar los dé en el quinto libro, que aún no salió, y no en el cuarto, que sigue, prácticamente, con las historias que ni me van, ni me vienen.

Nota: 9, un libro enormemente largo pero llevado con mano maestra y que es capaz de mantener el interés en casi todas las situaciones.


P.D.: aún no conozco a ningún hombre al que le guste la historia de Daenerys, ahora bien, tampoco conozco a ninguna mujer a la que no le guste. ¿Os dice algo esta información?