Google+

lunes, 30 de julio de 2012

Entrevista con el vampiro - Neil Jordan

Daniel Malloy es un ambicioso periodista ávido de entrevistas interesantes. Una noche encuentra a un extraño hombre llamado Louis y decide entrevistarlo sin sospechar que será el primer reportero en hacer una entrevista a un vampiro.


«Entrevista con el vampiro» forma parte de una corta lista de películas que me parecen mejores que los libros en los que están basadas. La película se pule todo el relleno innecesario que Anne Rice se empeñó en meter en su libro y se centra sólo en las partes importantes. Todo un acierto.

Los personajes:
— Louis (Brad Pitt): dueño de una gran plantación cerca de Nueva Orleans. Tras perder a su mujer y a su hijo, Louis vaga sin ganas de vivir, buscando una forma de librarse de la carga que le supone su propia existencia. Esto hace que Lestat, un vampiro del Viejo Mundo, se fije en él y le ofrezca el don de la inmortalidad.
— Lestat (Tom Cruise): voraz vampiro europeo, ve en Louis un buen compañero para sus juergas nocturnas. Rencoroso, impulsivo, Lestat sólo quiere no estar solo.



Los actores:
— no me gusta Tom Cruise. No me gusta porque creo que siempre hace de... de Tom Cruise. Excepto en  «Entrevista con el vampiro» . Lo hace genial. Es inevitable odiar a Lestat cuando es odioso y compadecerlo diez minutos después. Por una vez conseguí olvidarme de que él era el actor protagonista y verlo como el personaje. Sin que sirva de precedente, ¡buen trabajo, Tom!
Brad Pitt es un creíble Louis y Antonio Banderas hace un buen papel que queda desmerecido por su manía de doblarse a sí mismo en las películas.
Kirsten Dunst en una de sus primeras películas está perfecta. No podría ser más siniestra haciendo de mujer adulta encerrada en el cuerpo de una niña. Uno de los grandes aciertos de la película ha sido contar con ella para el papel.



El guión:
— es un guión rápido y entretenido que no deja que apartes los ojos de la pantalla durante toda la película. Al quedarse sólo con los hechos importante del libro, dejando atrás toda la paja, cuanto sucede en la pantalla es relevante, importante y digno de verse. Deja perfectamente definidos a todos los personajes, con sus traumas, sus intenciones y su naturaleza: el egoísta y manipulador Lestar, la implacable Claudia, el desesperado Armand y la humanidad de Louis. 
Lo peor: no pude dejar de preguntarme, durante toda la película, por qué Lestat no era el protagonista. Porque Louis es un pesado. Vale, entiendo que es duro transformarte y perder tu forma de vida, pero llega un momento en la vida de toda persona en la que debe superar la adolescencia, dejar de llorar e intentar disfrutar un poco. Tener super poderes y vivir eternamente no parece tan horrible. Y nada te impide beber de las víctimas sin matarlas. 
Momentazos:
— Lestat y su constante desprecio por la vida humana. 
— Lestat: «Para encontrarte Louis, sólo tengo que seguir el rastro de ratas muertas»
La despedida de Claudia y Louis. Eso, es amor.
La despedida de Armand y Louis. Eso, es rencor puro y duro.
— Los espectáculos en el teatro de los vampiros. Brutales. 
— Ver a Lestat completamente desubicado y temblando de miedo. 


La música:
— huyendo de los excesos de su época, es un digno repaso por la música de moda en cada una de las épocas por las que pasa Louis. 

La dirección:
— tiene algunos momentos de lucidez como por ejemplo: el despertar de Louis, el vampiro parisino que trepa por las paredes o los ataques de ira de Claudia.... pero en general es bastante anodina. 


Los efectos especiales:
— tan bien pensados que no han perdido con los años. Las llamas, el visión vampírica, los vuelos, la sangre... todo sigue resultando creíble. Me encanta el conjunto de movimientos de Santiago, los juegos de cámara y los efectos especiales. 


Curiosidades: 
— se hicieron túneles para llevar a los actores tras maquillarlos, para que su aspecto fuese una sorpresa para el público.
— Tom Cruise, como siempre, usó una plataforma para reducir la diferencia de altura entre él y otros actores.
Antonio Banderas cometió el error de doblarse a sí mismo en esta película.
— Para las escenas en el río Mississippi, se eliminaron digitalmente los puentes modernos y estaciones de radio y se añadieron barcos de vela. 
— Anne Rice quedó tan satisfecha con la adaptación que compró dos páginas en el The New York Times y en Vanity Fair para promocionarla como «obra maestra».


Nota: un 7,5. Es entretenida, rápida y los efectos especiales no han perdido con los años. Además, hay tantas referencias a ella que empieza a convertirse en uno de esos clásicos que todo el mundo debería ver.