Google+

lunes, 15 de noviembre de 2010

Carnivale (2ª temporada) - HBO

Hace una semana y poco os hablaba de la primera temporada de esta apetecible serie de la Gran Creadora de Series, la HBO. La verdad es que esta segunda temporada ha resultado... bastante decepcionante.



La serie fue cancelada aquí, en el último capítulo de la segunda y, en mi opinión, no está concluida por empecinamiento de sus creadores. La segunda temporada tiene un tema central muy claro, la lucha entre la Luz y las Tinieblas. Y lo cierto es que quitando los últimos minutos del último capítulo; la serie quedaría perfectamente terminada. Todo ha sido hecho, pero entonces, magia potagia y de vuelta a la situación de inicio de temporada, como si las últimas 10 horas de temporada no hubieran transcurrido en cuanto a efectos sobre dicha batalla. Los personajes han evolucionado, nos lo hemos pasado bien, pero era todo un truco y el prestidigitador nos sonríe mientras nos enseña que, en realidad, no hay ningún conejo. Supongo que los creadores consultarían cuántos espectadores seguían la serie y cuanto share ocupaban, así que no puedo dejar de pensar que, si los números eran tan malos, su horrible final es mera muestra de orgullo.

La realización, en su conjunto, sigue siendo muy digna. Unos paisajes desolados y tristes, una suciedad repugnante cubriendo todo y a todos, una pobreza que sólo podría ser más tangible si nos diese una patada en el estómago (por no decir otros lugares) y los mismos personajes que, más que vivir, sobreviven.

Aprovechando las presentaciones de la anterior temporada, la segunda de Carnivale tiene más ritmo. Bastante más, incluso. Infructuoso, teniendo en cuenta que lleva a un bucle absurdo, sí; pero hasta llegar a él da una sensación de velocidad extraña en material de la HBO.

Nota de la temporada: 6.5. Peor que la temporada de abertura, en gran parte debido a uno de los finales más frustrantes que recuerdo haber visto. Pura decepción, señores.

Nota de la serie: 7. La serie está bien y, en cualquier caso, merece la pena verla. El gran problema que enfrenta es el de un terrible broche, con una boca llena de dientes que desea mordernos en los ojos; pero eso no la convierte en un mal producto. Los principios y finales marcan la primera impresión y el regusto que se le queda al espectador... yo los cuidaría un poco más... ante la duda de qué pasaría con la serie.

Otras temporadas:
1º temporada.