Google+

miércoles, 10 de noviembre de 2010

El león, la bruja y el armario - C.S. Lewis

Este es, que yo sepa, el primer libro de Narnia. Recuerdo que, en su momento, hace unos años, vi la película. Me había parecido ligeramente mala. No una película horrible, ni mala-mala; pero sí afectada por esa peste de la mediocridad. El caso es que acabo de leer el libro, ayer mismo, y he de decir que el libro es mediocre tirando a ligeramente malo, de dónde deduzco que la calidad de adaptación de la película tal vez sea magistral —en realidad no la recuerdo tanto como para asegurarlo.




Un armario conecta nuestro mundo con el mágico mundo de Narnia, donde en tiempos gobernaba Aslan el león y todo era maravilloso, pero que desde hace unos años gobierna La reina del Invierno y entonces, siempre es invierno, pero nunca llega la navidad. ¿Qué? Es un cuento infantil, me parecen unas premisas moderadamente válidas. Durante la Segunda Guerra Mundial, la pequeña Lucy llega por accidente allí y al poco lleva a todos sus hermanos —Peter, el más noble y mayor, Susan... ¿la que se va a hacer una verdadera mujer? y Edmund, el traidor ruin y miserable— con ella a Narnia porque, por su culpa, un simpático fauno llamado Tumnus se ha metido en serios apuros. Y bueno, viven su cuento de aventuras en Narnia, como era de esperar.

Eso es, en principio. Un cuento de fantasía infantil con toques de aventuras. Bajo mi absolutamente subjetivo punto de vista, en realidad no tiene mucho más. Se deja leer con una facilidad pasmosa (a pesar de recurrir varias veces a solucionar situaciones porque sí, porque hay que seguir con la trama; y darle muy poca coherencia a los personajes, que cambian de opinión —sobre todo Edmund, el traidor— como de chaqueta), la edición que tuve entre manos tenía una letra grande y unos interlineados generosos, ofreciendo una lectura muy cómoda.


Spoilers:
Veo en Wikipedia que, al parecer, tras la muerte de Lewis se publicaron varios escritos suyos diciendo que todo era una metáfora cristiana. Que Aslan muere por salvarnos porque es Jesús (más o menos), que Edmund, el traidor, es Judas; que a Aslan resucitado se lo encuentran las dos mozas (como con Jesús) y que Peter es Pedro, claro. Bueno, no es que sea difícil de encajar eso en la novela, la verdad...


La verdad es que, al menos por el momento, no voy a seguir con esta serie de libros. No me ha llamado para nada la atención, qué le vamos a hacer.

Nota: 5. Se deja leer pero carece de una gran narración (incluso dentro de su estilo), de unos grandes personajes o de una gran historia. Así de simple.