Google+

martes, 16 de septiembre de 2008

La brújula dorada

Hoy he visto esta película (y alguna más, día descansado, ¿eh?) y, aunque suavizan, y mucho, el libro, que ya de por sí narraba las cosas de forma suave (es decir, las insinuaciones desaparecen y los ataques directos pasan a insinuaciones) la película es, a su manera, entretenidilla. Eso sí, no más. Solo entretenidilla.

La película está basada en el libro de Philip Pullman Luces del norte y narra las peripecias de Lyra, de como escapa del Jordan College para niños huérfanos y viaja al norte, al reino de los Osos del hielo, unos osos polares inteligentes, parlantes y con su propia sociedad del más fuerte.

En el mundo de la historia se plantea la existencia de varios planos de existencia con sus respectivos mundos y de cómo estos confluyen entre sí en algunos puntos, se habla de la existencia del Polvo (aunque no se explica qué es en realidad) y se nos presenta el aletómetro, una brújula dorada que dice la verdad cuando se sabe utilizar e interpretar.

En este mundo, cada persona tiene un alter ego animal al que llaman "daemon" que son el alma de las personas. Estos animalejos tienen una morfología cambiante cuando las personas son niños y adquieren una forma permanente cuando alcanzan la madurez. Si bien en el libro las personas mueren al ser separadas de su daimonion (daemon en la película), aquí queda patente que no. De hecho... bueno, os dejo una lista de diferencias libro/película extraida de Wikipedia. org.

Quizá recordéis la controversia que la película despertó en sus inicios, cuando un grupo independiente de la Iglesia católica cargó contra la película por avivar las críticas y los ataques del libro de Pullman. He de decir, sin ánimo alguno de apoyar a estos patanes, que cuando yo lei el libro, hace ya unos años, sí entendí claramente que hablaba de la Iglesia católica aunque no lo definiese como tal y pudiese entenderse como una referencia al oscurantismo religioso en general.

Como crítica general a la película, diré que, si bien me pareció entretenida, ese tono absurdo para niños tontos me dio lástima. El hecho de que cuando un Oso arranca a otro la mandíbula no asomase una estúpida gota de sangre, me pareció, siento decirlo, patético. El hecho de que, finalmente, no se diga "Iglesia" en ningún momento, sustituyéndolo por el otro término del libro, el Magisterio, me parece digno de una censura totalitarista.

Pros: entretenida, sencilla, visualmente conseguida, actuaciones correctas, los Osos molan.
Contras: censurada, tanto a nivel de texto como a nivel de imagen, cambios importantes en la historia que, personalmente, no me queda claro como solventarán.

Nota: 5. Aceptable para pasar una tarde, no más: ni para pagar por ella, ni para sacrificar otros planes.

Página oficial.
Ficha IMDB.