Google+

domingo, 20 de julio de 2008

Call of duty 2

Desde finales de curso (me ha llevado su tiempo, ¿eh?) estuve jugando, muy de vez en cuando, a este juego, debido al gran sabor de boca que me había dejado la cuarta parte de la saga.

Si bien gráficamente está limitado al potencial de su época (unos gráficos comparables, en cualquier caso, a los que lució Medal of Honor: Airborne en 2007, pero con peores animaciones), mecánicamente está bastante conseguido, pudiendo disparar, por ejemplo, a través de barrotes o alambradas, cosa que no se puede hacer en el último Medal (Esto no lo digo como un piropo para el Call, sino como un puñal para el Medal).

No obstante, le falta la intriga, la emoción y la velocidad de la cuarta parte. Es un juego más que correcto, pero el planteamiento no es tan interesante: las misiones abarcan menos modalidades, la IIGM está muy vista, la IA está peor calculada, y los sucesos absurdamente aleatorios son más abundantes.

Especial puntuación para las fases de los tanques, por dar un poco de variedad, y por los tiros desde los jeeps, por la misma razón. Por lo demás, un juego de escaramuza bélica, muy del estilo de las fases de los Marine estadounidenses en la cuarta parte.

El final de juego... es absurdamente épico, podría estar dirigido por Peter Jackson, junto a la escena en la que Legolas utiliza flechas como armas cuerpo a cuerpo empuñándolas en las manos. Una lástima.

Incluye campaña soviética, británica y americana.

Un juego divertidillo pero repetitivo, de poco rigor histórico (creo, tampoco es que sepa demasiado de historia de la II G.M. - es un tema que me aburre), con un par de toques muy dignos (sobre todo para su momento), con unos gráficos cuidados (para su momento), y una especial recurrencia a "echa una granada de humor y vuela el semioruga o el panzer con C4".

No obstante, un placer conocer al ¿abuelo? del capitán Price.Qué bien se transmiten los genes en esta familia. ¡Son clavados!