Google+

miércoles, 9 de abril de 2008

Medal of honor Airborne

Tras mis felices días con Call of duty 4 y Crysis, he instalado otro juego del estilo a ver si mantenía el tipo.

Medal of honor airborne (moha, siguiendo la nomenclatura clásica) mantiene la línea de sus predecesores: un juego simple, fácil, poco problemático; con argumento tosco, poco trabajado; gráficos pobres, atrasados para su momento de lanzamiento; corto (para acabar en una tarde sin esfuerzo, si uno se pone) y, en general, divertidillo, pero no más.



En esta ocasión encarnamos a un soldado de la brigada de paracaidistas estadounidense en la segunda Guerra Mundial. Las fases comienzan con un salto desde el avión, en el que deberemos intentar caer lo mejor posible para no pasar unos valiosos segundos tirado en el suelo frente al fuego enemigo (menos mal que esto es Medal of Honor y aún se aguantan unos cuantos tiros), tras lo cual deberemos ir cumpliendo todas y cada una de las misiones. Y cuando se acaban, mandan más; y al acabarlas, más; y tras esta segunda ampliación de la fase, generalmente, termina.


Video donde se muestra cómo enfocar el juego desde el lanzamiento en avión; probablemente la parte más vistosa del juego.

Puntos positivos: simple, rápido, asequible para todo tipo de jugadores.
Puntos negativos: corto, tosco, visualmente feo, argumentalmente poco elaborado, doblaje al español pésimo, sprint potencialmente eterno (un paracaidista puede recorrer sicilia como si fuese una carrera de 100 m.), cobertura total detrás de cualquier tablón viejo y cascado (alambre de espino me ha llegado a bloquear balas del rifle de francotirador, sin comentarios...).

Puntuación: 5: Divertido, pero no más.